Paleolítico

Pintura del Paleolítico en la cueva de Lascaux, en Francia.

Periodo más antiguo y largo de la prehistoria humana, caracterizado culturalmente por la utilización de utensilios de piedra tallada (edad de la piedra). El término, que significa literalmente “edad antigua de la piedra”, fue acuñado por J. Lubbock en 1865. La técnica de talla era el elemento diferenciador frente al neolítico o “edad nueva de la piedra”, momento en que se empieza a utilizar la técnica de pulido.

Periodización y características

Durante este largo periodo, que ocupa el 99% del total del devenir humano sobre la Tierra, se produjo la aparición del género homo, el desarrollo de numerosas especies de homínidos y la evolución del hombre moderno, que se extendería por todo el planeta a lo largo de la última fase del paleolítico. La existencia de diferentes complejos de industrias líticas más o menos evolucionadas sirvió de base a los prehistoriadores para la periodización interna del paleolítico, estableciéndose en 1906 la definitiva división tripartita en paleolítico inferior, medio y superior.

Paleolítico inferior

El paleolítico inferior comienza con la presencia del hombre sobre la Tierra, datándose, por tanto, en distintos momentos según los continentes. En África surge la llamada industria de los cantos tallados (conocida en medios anglosajones como pebble culture y/o olduvayense) hace unos 2,6 millones de años. Se trata de pequeños cantos fracturados que han sido encontrados en los grandes yacimientos de África oriental asociados con restos fósiles de Homo habilis.

El achelense es el complejo industrial más representativo del paleolítico inferior clásico. En África y Europa esta industria lítica está asociada a restos de Homo ergaster, mientras que en Asia se dan otros complejos industriales contemporáneos como el soaniense en India y China y el padjitaniense en Japón, asociados a Homo erectus.

Paleolítico medio

El paleolítico medio se inicia entre 200.000 y 100.000 años, vinculándose en África del norte, próximo oriente y Europa, al complejo industrial musteriense y a su responsable, el Homo sapiens neanderthalensis, u hombre de Neandertal.

Paleolítico superior

El paleolítico superior se inició hace unos 50.000 años, coincidiendo con la expansión de nuestra especie, el Homo sapiens sapiens. Los humanos modernos colonizan todo el mundo, llegando por primera vez a Australia en sencillas canoas de madera y a América a través del estrecho de Bering. Durante el desarrollo del paleolítico superior se alcanza un grado de perfección técnica en la fabricación de utensilios de piedra tallados, asistiéndose así mismo a una eclosión de instrumentos realizados en asta y hueso, como azagayas, arpones, puntas de lanza, propulsores y agujas de gran perfección y belleza plástica.

Durante todo el periodo paleolítico los grupos humanos siguen dependiendo de los recursos naturales que obtienen de la caza y la recolección. Esto supone la diferencia fundamental con el neolítico, momento en que el hombre se convertirá en productor de alimentos a través de la agricultura y la ganadería.

Estructural social

Las formas de vida evolucionan lentamente. La sociedad paleolítica está formada por pequeños grupos familiares o clanes, de unos 25 o 30 miembros, los cuales se mueven por un territorio, que se ha calculado en unos 100 kilómetros cuadrados, explotando los distintos recursos de forma estacional. La arqueología ha puesto de manifiesto la existencia de asentamientos en cueva con señales de habitación prolongada, correspondientes a campamentos de invierno, mientras que otros, también en cueva o al aire libre, han sido identificados como cazaderos de verano. Las técnicas de caza se desarrollan enormemente a lo largo del paleolítico, pasando de una depredación oportunista a una caza selectiva y planificada.

En el ámbito de las creencias, la generalización de enterramientos rituales asociado al hombre de Neandertal, pone de manifiesto la existencia de algún tipo de pensamiento trascendente en las dos últimas especies humanas que habitaron el planeta. Sin embargo, la aparición del arte paleolítico, hace unos 30.000 años, atañe únicamente a nuestra especie. Las majestuosas obras de arte paleolítico están pintadas o grabadas en las paredes de las cuevas (arte parietal) o realizadas en objetos movibles encontrados en los yacimientos (arte mueble).

Bisonte del Salón Negro, una muestra del arte paleolítico (Gruta de Niaux, Francia).