Mesolítico

Término que hace referencia al periodo de transición entre paleolítico y neolítico. Habitualmente, el mesolítico se entiende como un estadio cultural evolucionado hacia la economía productora, que se produjo en las mismas zonas en las que posteriormente surgió el neolítico de forma autóctona. En el resto de las regiones en las que el neolítico se extendió por difusión, y no por invención propia, este periodo es conocido como epipaleolítico. Culturalmente está caracterizado por la continuación de las tradiciones paleolíticas.

Características

En el próximo oriente, este periodo de transición hacia la neolitización está representado por el complejo cultural natufiense (del yacimiento de Wad el Nataf), surgido hace unos 10.000 años en una amplia zona que se extiende por Siria y Palestina. En el marco de una renovación cultural caracterizada por el arte y la intensificación de los ritos funerarios, en los yacimientos se aprecia una tendencia a la sedentarización y una intensificación de la explotación del medio vegetal.

En los principales poblados natufienses, como Nahal Oren, Hayomin, Mureybet y Mallaha, se encuentra lo que podríamos calificar de primera arquitectura. Las casas están construidas en fosos circulares con muros de piedra y techumbre de madera. La estabilidad de los asentamientos denota un cambio de mentalidad con respecto al periodo anterior, así como el número y tamaño de los poblados revela una considerable expansión demográfica. De los poblados natufienses surgirían, a partir del 8000 a.C., las primeras aldeas de agricultores del planeta.

Organización económica y social

La industria lítica está constituida básicamente por microlitos geométricos, aunque también se aprecia un considerable aumento de los útiles de basalto. La abundancia de hoces y morteros en los yacimientos revela la importancia de la recolección vegetal. La industria ósea es rica y variada, destacando los mangos de hoz con decoración esculpida o grabada.

La economía sigue siendo predatoria, aunque la existencia de silos para el almacenaje del cereal revela una recolección intensiva, desconocida hasta la fecha. En cuanto a la caza, el análisis del registro arqueológico muestra que la gacela y los bóvidos son las especies de mayor importancia económica. La presencia masiva de individuos jóvenes parece indicar caza selectiva, que precedió a la domesticación.

En el continente americano, esta fase de transición hacia una economía productora comienza aproximadamente hacia el 8000-7000 a.C. En Mesoamérica y en algunas zonas del noroeste de América del Sur se encuentra así mismo una progresiva tendencia a la sedentarización, y un incipiente cultivo de calabaza y chile entre 7000 y 5000 a.C. (periodos Infiernillo y El Riego), aunque la mayor parte de la economía sigue siendo predadora.