Antigua Grecia

    Periodo de la historia de los pueblos griegos entre los siglos XII (fin de la civilización micénica) y IV a. C. (muerte de Alejandro Magno e instauración de los reinos helenísticos). Aunque esta historia se circunscribe básicamente al entorno del mar Egeo, también afectó a otras regiones mediterráneas como el sur italiano (Magna Grecia) y las costas anatólicas.

    La historia de la antigua Grecia se ha subdividido tradicionalmente en varios periodos:

    Edad o periodo oscuro (XII-VIII a. C.). Está marcado por la invasión doria de la península que puso fin a la civilización micénica y dio paso a la migración de pobladores griegos hacia las costas de Asia menor e Italia y la lenta formación de ciudades estado.

    Periodo arcaico (VIII-V a. C.). Es un periodo caracterizado por el desarrollo de las principales polis o ciudades estado griegas (Esparta, Atenas, etc.) bajo el gobierno de tiranos y el establecimiento de una cultura panhelénica (adaptación del alfabeto fenicio, inicio de los Juegos Olímpicos).

    Periodo clásico (V-IV a. C.). Se inicia con las guerras médicas que enfrentaron a una coalición griega contra el imperio persa y finaliza con el dominio macedonio sobre la península helena. Se caracterizó por el esplendor de la Atenas de Pericleshasta su derrota ante la otra potencia peninsular, Esparta (guerra del Peloponeso, 434-404 a. C.).

    Periodo macedónico (IV a. C.). Tras la batalla de Queronea (339 a. C.), la península griega quedó a merced del reino macedónico encabezado por Filipo II. Su hijo, Alejandro Magno, iniciaría una campaña de conquistas que en pocos años le llevó a dominar Egipto, Persia, etc.

    Civilización helenística (IV a. C.). Aunque la muerte de Alejandro en 323 a. C. sirve tradicionalmente como hito final de la historia de la antigua Grecia, su legado perduró todavía durante varios años al repartirse sus generales el imperio del macedonio. Los nuevos reinos adquirirían rápidamente características propias, dando como resultado la civilización helenística.

    A pesar de que la antigua Grecia alternó momentos oscuros con otros de gran esplendor, se puede afirmar que en su conjunto, fue un periodo de grandes logros en el terreno político, artístico, filosófico y científico. Su legado es hoy día todavía visible en las sociedades occidentales.