Banco Mundial

Organismo internacional de carácter financiero creado en 1944 con el fin de ayudar a la reconstrucción de los países devastados por la Segunda Guerra Mundial. Después, se especializó en otorgar préstamos a los Gobiernos de países menos desarrollados para que lleven a cabo proyectos y programas de ajuste, lo que ha despertado muchas críticas por los efectos que ocasionan en los sectores más desprotegidos de la sociedad.

Origen y objetivos

Fundado a raíz de la Conferencia de Bretton Woods, en 1944, el Banco Mundial (BM) nació con la idea de dar préstamos a bajo interés a los países de Europa y a Japón para que reconstruyeran sus infraestructuras, destruidas por la guerra. Sin embargo, la puesta en marcha del plan Marshall por parte de los Estados Unidos eclipsó esta iniciativa, por lo que el BM pasó a financiar proyectos industriales, agrícolas y de infraestructuras. En general, estas ayudas permitieron la modernización de algunos países, pero también incrementaron considerablemente su deuda externa.

En 1968, llegó a la presidencia del Banco Mundial Robert S. McNamara, quien hasta ese momento había sido secretario de Defensa de los Estados Unidos. La larga presidencia de McNamara (1968-1981) facilitó la politización de la institución financiera y su subordinación a los intereses estadounidenses al fijar como objetivo del BM la lucha contra la pobreza como medio para evitar revoluciones o el establecimiento de Gobiernos comunistas en los países miembros. Por ello, se multiplicaron considerablemente los préstamos destinados a la salud, la educación y el desarrollo, aunque muchos de los proyectos financiados fracasaron por su mal planteamiento, lo que contribuyó a que la deuda aumentara enormemente en los países más pobres.

En las décadas de 1980 y 1990, el Banco Mundial tuvo un papel muy destacado en la aplicación de las llamadas Políticas de Ajuste Estructural (PAE). Si algún país quería obtener préstamos, tenía que poner en marcha estas PAE, que consistían, entre otras medidas, en reducir los gastos públicos, devaluar la moneda, eliminar los subsidios y disminuir el papel del Estado en la vida económica y social. Estas acciones, junto con la crisis económica mundial, derivaron en que amplios sectores de la sociedad quedaran desamparados. Ante el enorme endeudamiento que alcanzaron las naciones más pobres con el BM (se calcula en más de 200.000 millones de dólares), éste lanzó, en 1996, la iniciativa para los Países Empobrecidos Altamente Endeudados (PEAE).

En los últimos años, el Banco Mundial ha reorientado su estrategia para permitir que los países más pobres puedan desarrollarse y que se puedan cumplir los Objetivos del Desarrollo del Milenio (ODM) establecidos por la Organización de Naciones Unidas (ONU) en el año 2000.

En la elección del presidente del BM rige un acuerdo tácito en virtud del cual el Gobierno estadounidense propone a su candidato, que es elegido por votación proporcional por los representantes de los países miembros. En 2012, el presidente estadounidense Barack Obama propuso a su compatriota de origen coreano Jim Yong Kim para presidir el Banco Mundial. Jim Yong Kim fue elegido formalmente para el cargo en abril de 2012, en sustitución de su predecesor, Robert Zoellick.

Estructura y funcionamiento

El Grupo del Banco Mundial (GBM) es un conglomerado de cinco organizaciones: el Banco Internacional de Reconstrucción y Fomento (BIRF), la Asociación Internacional de Fomento (AIF), la Corporación Financiera Internacional (CFI), el Organismo Multilateral de Garantía de Inversiones (OMGI) y el Centro Internacional de Arreglo de Diferencias Relativas a Inversiones (CIADI). En sentido estricto, el Banco Mundial hace referencia al BIRF y al AIF, que son los principales organismos.

El máximo órgano de gobierno es la Junta de Gobernadores, compuesta por un representante de cada país miembro (en la actualidad son 187), que se reúne una vez al año. La autoridad operativa recae en el Directorio Ejecutivo, responsable de las políticas del Banco y de la aprobación de los préstamos, formado por 24 directores. La toma de decisiones es una de las cuestiones que más polémica desata, porque la distribución de los votos se hace de manera proporcional a los fondos que aportan los países miembros. Por ello, los cinco países que más dinero dan, Estados Unidos (16,5 % de los votos), Japón (7,9 %), Alemania (4,5 %), Francia y Reino Unido (4,3 %), suman el 37,5 % de los votos, porcentaje suficiente para vetar cualquier decisión. Por el contrario, y a modo de ejemplo, un grupo de 24 países africanos de entre los más pobres sólo suman poco más del 2 %.

La institución tiene su sede central en Washington, cuenta con 66 delegaciones en otros países y trabajan para ella alrededor de 11.000 funcionarios. El presidente es elegido por el Directorio Ejecutivo por mandatos de cinco años y preside todas las instituciones que componen el Grupo Banco Mundial.

En la actualidad, el BM otorga préstamos a largo plazo (entre 15 y 20 años), a bajo interés, y destinados a los Gobiernos o a instituciones avaladas por ellos. Además, también proporciona asistencia técnica y financiera.