Pintura acrílica

    La pintura acrílica se caracteriza por el empleo de un medio aglutinante constituido por una emulsión acuosa de plástico con una elevada capacidad de polimerización y de secado rápido. Se trata por tanto de un aglutinante sintético. Según su naturaleza, se pueden distinguir dos grandes grupos: aglutinantes vinílicos y acrílicos. Los vinílicos están constituidos por acetato de polivinilo o PVA, y los acrílicos, por emulsiones de un copolímero acrílico denominado acrilato. En pintura se emplea con más frecuencia el acrílico porque tiene la ventaja de formar películas más resistentes y duraderas; el vinílico, por su escasa durabilidad, se emplea más en anuncios publicitarios o en pinturas de escasa duración. Tanto unos aglutinantes como otros tienen un aspecto blanquecino lechoso y utilizan como medio diluyente y disolvente el agua.

    Los pigmentos que se pueden emplear con esta técnica son los mismos que en otras técnicas pictóricas como el óleo o el temple, teniendo en cuenta que, dada la naturaleza acrílica del aglutinante, es recomendable el uso de blanco de titanio, ya que otros blancos no resultan del todo compatibles con el medio aglutinante. Una vez que se evapora el agua y el aglutinante se seca, la película de pintura se vuelve insoluble y resistente.

    Como soporte se puede usar papel, cartón, lienzo, tabla, etc. La superficie deberá siempre estar limpia, seca y con la preparación adecuada, pudiendo ésta ser de gesso.

    El acrílico permite realizar tanto veladuras como empastes. Al aplicarse los colores, éstos no suelen aparecer con su tono definitivo; sólo cuando se secan adquieren su aspecto brillante, transparente y un tono algo más subido que durante su aplicación. Por lo general es una pintura que no necesita capa de protección.

    El acrílico se empezó a emplear en los Estados Unidos como técnica pictórica durante la década de los cincuenta, importándose del campo industrial, siendo utilizada sobre todo por los artistas pop. En Europa no se utilizó hasta la década siguiente y es hoy una de las técnicas más empleadas por los artistas.