Dibujos animados

    Técnica de animación que en principio se ideó para cine y que más tarde ha podido ser adaptada a otros medios audiovisuales, como la televisión y el ordenador. El fundamento de la animación está en el rodaje fotograma a fotograma de un elemento estático, dibujo, muñeco o imagen computerizada, que es combinado con otros en sucesión coherente, de tal forma que el ojo capta el proceso como un movimiento real.

    Para la elaboración de los dibujos animados ha sido importante el desarrollo de la caricatura y el cómic, con los que comparte el dibujo como base artística esencial, así como maneras de plantear los movimientos de los personajes y la narración. Por ello resulta frecuente ver que muchas producciones de animación tuvieron su origen en la historieta y viceversa.

    La técnica de rodaje se basa en que cada fotograma ha de corresponder a un plano de animación distinto y ha de ser fiel a unos tiempos determinados para dar credibilidad cuando la serie de planos sea proyectada a veinticuatro imágenes por segundo.

    El primer paso en el proceso de creación es el story-board, una historieta que detalla en viñetas sucesivas la acción y los diálogos. También es importante cuidar el diseño de personajes, teniendo en cuenta si van a ser dibujados o fabricados con materiales flexibles. Una vez cumplidos estos requisitos, se graba la banda sonora con voces, música y sonidos ambientales. A partir de este punto, el proceso es diferente según la técnica de animación empleada.

    Quien se encarga de idear todo el proceso es el dibujante, mientras que la animación es un trabajo de equipo. Un grupo de artistas pinta los fondos de los escenarios, generalmente con acuarelas, por su facultad para las transparencias superpuestas. Éstas son unas hojas de nitrato de celulosa o acetato sobre las cuales irán pintados los elementos móviles. En algunos casos, para conseguir movimientos realistas, los animadores emplean un rotoscopio, lo que les permite proyectar sobre su mesa imágenes de acción real fotograma a fotograma. Las imágenes del rotoscopio son usadas como guía para las posturas clave de ciertos personajes. Tras el abocetado del animador, sus ayudantes convierten los originales en dibujos acabados sobre transparencias. Cada uno de ellos ha de ser contorneado con tinta y coloreado usando pintura gouache. Una vez comprobadas las transparencias, se procede a su montaje sincronizándose el proceso con la banda sonora.

    La animación informática es una herramienta que permite crear o modificar formas en escenarios virtuales. La digitalización final de cada una de las imágenes conseguidas equivale al montaje y filmación de los dibujos animados.