Música

Música. “Los músicos ambulantes”, mosaico romano de Discórides de Samos

Arte que expresa la belleza mediante el sonido

Definición y concepto

Se ha definido a la música como "sonido organizado", el cual es el producto de una vibración regular en el aire, y se percibe cuando una parte interna del oído vibra por simpatía. En cambio, un ruido es el producto de una vibración irregular.

El concepto de música se remonta a la palabra griega musiké, por la cual la Antigüedad griega entendía en un principio las artes de las Musas (poesía, música y danza) y posteriormente el arte de los sonidos en particular. En la historia de la música, las vinculaciones de ésta con la lengua y la danza han asumido formas constantemente renovadas (canción, ballet, ópera, etc.). Por otra parte, con la música instrumental se desarrolló un fenómeno musical autónomo, en la medida en que la misma no se liga estrechamente a acontecimientos extramusicales (como ocurre en la música programática).

La música obedece a dos principios básicos: el material acústico y la idea intelectual. Ambos no se hallan yuxtapuestos como forma y contenido, sino que se combinan para crear una imagen unitaria ya que la idea intelectual convierte el material acústico en arte sonoro y relaciona la música al trasfondo general de la historia de la cultura y del pensamiento.

Elementos constitutivos de la música

Sucesión de notas musicales que se organizan en un pentagrama

Los sistemas básicos de ordenación son tres: la melodía, que establece la combinación lineal de los sonidos; el ritmo, que rige el desarrollo de la música en el tiempo; y la armonía, que se ocupa de las normas a que ha de someterse una combinación de sonidos diferentes cuando éstos deben sonar simultáneamente.

Cualidades del sonido musical

El sonido presenta cuatro parámetros fundamentales: la altura (o tono), la duración, la dinámica y el timbre. La altura es el resultado del mayor o menor número de vibraciones que produce un cuerpo sonoro (frecuencia): en el primer caso el sonido será más agudo y en el segundo, más grave. La duración corresponde al tiempo que duran las vibraciones que producen un sonido y está relacionada con el ritmo. La dinámica es la mayor o menor intensidad con la que se produce un sonido y para su representación se acude a los matices (piano, forte, etc.). Por último, el timbre es la cualidad que permite distinguir los diferentes instrumentos o voces a pesar de que estén produciendo sonidos con la misma altura, duración y dinámica.

Los sonidos que escuchamos son complejos: son el producto de un conjunto de tonos simultáneos aunque el oído humano sólo percibe uno, denominado “fundamental”; el resto de tonos secundarios son los “armónicos”.