Comedia de capa y espada

    Subgénero del teatro clásico español del Siglo de Oro. Se denomina así a un tipo de obras con un componente costumbrista cuya trama central es un enredo amoroso. El honor, el amor y los celos determinan las situaciones, que suelen ser equívocas. La confusión propia de estas comedias provoca enfrentamientos que se dirimen espada en mano entre personajes embozados: de ahí la denominación de estas piezas. La acción transcurre en tres jornadas y los protagonistas suelen ser nobles y caballeros.

    Es Félix Lope de Vega quien traza los rasgos propios del género en su poética El arte nuevo de hacer comedias (1609). De toda su extensa producción, el grupo mayoritario lo constituyen las de capa y espada (entre otros muchos títulos, Amar sin saber a quién, La noche toledana, Quien todo lo quiere, El acero de Madrid, La dama boba).

    En ellas sobresalen seis personajes arquetípicos: el galán y la dama, que desarrollan una intriga amorosa; el gracioso y la criada, que les ayudan; el padre, o el viejo depositario del honor familiar; por último, el poderoso, que puede dificultar o solucionar la intriga. Sobre estos personajes se construyen las más diversas situaciones y argumentos. En cualquier caso, lo social suele primar en Lope sobre lo individual. Bajo la influencia de Lope escribieron Guillén de Castro, Luis Vélez de Guevara, Mira de Amescua, Tirso de Molina (Don Gil de las calzas verdes), Juan Ruiz de Alarcón (La verdad sospechosa).

    El otro gran autor que ejerció una influencia decisiva en el teatro del momento, que compuso comedias de capa y espada hasta los cincuenta años para adentrarse después en obras de contenido más abstracto, fue Pedro Calderón de la Barca (La dama duende, Casa con dos puertas, mala es de guardar, No hay burlas con el amor).

    Las principales diferencias con respecto a Lope son la importancia concedida a las condiciones escénicas, la integración de la música, la mayor preocupación por la norma clásica del decoro, y una mayor formalización de tipos y peripecias: en las comedias de Calderón, generalmente, hay debajo de la trama un segundo nivel más profundo, en el que se plantean problemas de conciencia con una clara intención didáctica. Discípulos de Calderón son Agustín Moreto y Rojas Zorrilla.

    La comedia de capa y espada también se cultivó allende el Atlántico. Una autora como la mexicana Sor Juana Inés de la Cruz escribió títulos representativos del género como Amor es más laberinto y Los empeños de una casa.