Altímetro

    Los instrumentos destinados a medir la elevación de un observador sobre un nivel de referencia que, en términos generales, es el del mar se conocen por altímetros. Estos instrumentos se basan en el conocido hecho de que la presión atmosférica, que ejerce sobre la Tierra la envoltura gaseosa que la circunda, disminuye con la altura.

    Físicamente, los altímetros fundamentados en esta variación, llamados altímetros barométricos, constan de un dispositivo de medida sensible al valor que mide en cada momento la presión atmosférica. Si este valor es bajo, el dispositivo se dilata y marca un valor elevado; si, por el contrario, es alto, se contrae y el valor de la marcación disminuye.

    El funcionamiento de este tipo de altímetros, muy usados por deportistas, puede verse perturbado por las condiciones meteorológicas. Por tanto, si se desea cierta exactitud debe introducirse en ellos los mecanismos correctores adecuados. Por otra parte, adolecen de cierta inercia, especialmente cuando se producen cambios rápidos de altura.

    Otros altímetros, de mayor precisión que los anteriores, son los radioeléctricos. Al modo de los radares, estos dispositivos miden la distancia existente entre el emisor y el suelo o entre el emisor y otros cuerpos.