Banco Central Europeo (BCE)

    Sede del Banco Central Europeo (BCE) en Francfort, Alemania.

    Organismo internacional fundado como el banco central de la Unión Europea (UE) cuyo principal cometido es el manejo de la política monetaria de los países integrantes de la Eurozona, en la que la moneda corriente común es el euro. El Banco Central Europeo (BCE) tiene su sede en Fráncfort del Meno, Alemania.

    El BCE fue establecido según las disposiciones del Tratado de Amsterdam de 1998 como un órgano cuyo cometido principal es mantener la estabilidad de precios y salvaguardar el valor del euro, moneda única de los países de la UE integrantes de la llamada Eurozona o «zona euro». El número inicial de estos países era de 17. El conjunto formado por el BCE y los bancos centrales nacionales de dichos estados miembros constituye el Eurosistema, entendido como sistema bancario central de la «zona euro».

    Según se ha definido en el Tratado de Lisboa, el BCE es una de las instituciones fundamentales de la Unión Europea. Además de sus objetivos principales, tiene como tareas el establecimiento de los tipos de interés para la Eurozona, el control del flujo monetario en este territorio, la gestión de las reservas en moneda extranjera, el soporte a la supervisión por las autoridades nacionales de los mercados y las instituciones financieras y el seguimiento de las tendencias de los precios y el control de la inflación.

    El máximo órgano de decisión del BCE es el Comité Ejecutivo, encargado de supervisar la gestión cotidiana de la entidad. Está formado por el presidente, el vicepresidente y cuatro miembros. El primer presidente de esta institución fue el neerlandés Wim Duisenberg, que en 2003 fue sucedido por el francés Jean-Claude Trichet. En noviembre de 2011 accedió al cargo el italiano Mario Draghi, quien tuvo un papel determinante en las medidas dirigidas a contener los efectos de la grave crisis económica y financiera sufrida por la “zona euro” en los años siguientes.

    Por su parte, el Consejo de Gobierno tiene como principal cometido la definición de la política monetaria de la «zona euro» y el establecimiento de los tipos de interés para el préstamo a otras entidades bancarias. Está formado por los integrantes del Comité Ejecutivo más los gobernadores de los bancos centrales de los distintos países miembros de la Eurozona. Finalmente, el Consejo General es un órgano asesor y de coordinación que define las directrices por las que han de regirse los países aspirantes a su incorporación a la «zona euro». El presidente y el vicepresidente del BCE y los gobernadores de los bancos centrales de los 28 países de la Unión Europea integran este Consejo.

    El BCE es un organismo que goza de completa independencia en la toma de sus decisiones. Este es uno de los principios rectores del funcionamiento del banco, que ha de conservar a pesar de las coyunturas económicas y de las presiones de los Gobiernos y otros bancos centrales de la UE.