Comité Internacional de Bioética

    El Comité Internacional de Bioética (CIB) es una institución creada por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) en 1993, con la finalidad de establecer un marco transnacional en el que analizar la problemática de índole ética derivada de las cuestiones surgidas en torno a los grandes avances registrados en las últimas décadas del siglo XX en el marco de las ciencias biológicas, y más específicamente en la genética.

    Su campo de acción comprende áreas tales como el asesoramiento genético, la terapia génica, las investigaciones sobre las células madre embrionarias o la secuenciación del genoma humano y se centra en aspectos como la confidencialidad de los datos genéticos, la posibilidad de patentar el genoma, la valoración ética de la clonación reproductiva o la de la elección del sexo de los hijos.

    Especial mención merece dentro de sus actividades la consecución de la Declaración Universal sobre el Genoma Humano y los Derechos Humanos, elaborada por el comité y que fue adoptada como propia por la Asamblea General de las Naciones Unidas en 1998. Los principios de la declaración adquirieron creciente importancia tras la conclusión de la descodificación del genoma humano en 2003.

    El Comité está integrado por 36 expertos independientes designados por el director general de la UNESCO y que ocupan el cargo por un periodo de cuatro años, renovable una sola vez. Por ocuparse de cuestiones habitualmente controvertidas y vinculadas muchas veces con criterios de opinión relacionados con principios religiosos o de filosofía moral, el CIB no dictamina cuáles han de ser las posiciones a adoptar. En cambio, proporciona a las autoridades nacionales de cada país que desee legislar sobre una de estas cuestiones un conjunto de exposiciones pormenorizadas de las investigaciones y los argumentos éticos relacionados con ellas.