Electronegatividad

    Capacidad que tiene un átomo que forma parte de una molécula para atraer hacia sí los electrones de un enlace covalente.

    En general, la electronegatividad es tanto mayor cuanto más a la derecha se halle el elemento en la Tabla Periódica y cuanto más abajo dentro de un mismo grupo. Por ello, los no metales son más electronegativos que los metales y el elemento más electronegativo es el flúor, seguido del oxígeno.

    Como se ha dicho, en un enlace covalente, la mayor electronegatividad de un átomo frente a otro condicionará la distribución de los electrones involucrados, la electronegatividad y por tanto, unas características u otras. Si los elementos que se ligan son iguales, por ejemplo dos átomos de cloro para formar la correspondiente molécula, Cl2, al ser idénticas las electronegatividades de ambos, los dupletes de electrones estarán equitativamente repartidos entre ellos. Esta homogeneidad constituye el llamado enlace apolar.

    Sin embargo, si los átomos que se unen son distintos, cosa que, por ejemplo, sucede en el agua, H2O, el más electronegativo, en este caso el oxígeno, solicita a los pares de electrones con mas intensidad que el hidrógeno, produciendo un desplazamiento de los mismos. De esta manera, en las proximidades del oxígeno aparecerá una concentración de carga negativa y en las del hidrógeno una ausencia de carga negativa, lo que supone una presencia de carga positiva, teniendo lugar entonces un enlace polar que confiere a la molécula el carácter de dipolo.

    Una característica importante de los dipolos es el llamado momento dipolar, producto de la carga presente en cada polo por la distancia entre ellos. Su consideración explica en qué medida el enlace covalente se aproxima a un enlace iónico.

    En un elemento la relación entre su electronegatividad, E, su potencial de ionización, P, y su afinidad electrónica, E, es tan intensa que la primera suele expresarse  como media aritmética de las dos últimas:

    E =

    Finalmente, debe decirse que la electronegatividad marca el comportamiento de cada elemento. Así, por ejemplo, un cuerpo simple de alta electronegatividad será oxidante (tenderá a atraer electrones), mientras que otro de baja electronegatividad tenderá a ser reductor.