Ciclón extratropical

    Fenómeno meteorológico asociado a bajas presiones atmosféricas, que se presenta en las zonas templadas del globo, entre el ecuador y los polos, motivo por el que también se conoce como ciclón templado o de media latitud. Estos ciclones son los responsables de nubosidad y precipitaciones en tales zonas del planeta.

    Para que se genere un ciclón extratropical es necesaria la presencia de un frente polar al que se enfrenta otro, en este caso cálido. Ambos frentes se desplazan en sentidos opuestos, produciéndose una cizalladura entre ambos; es decir, el viento circula paralelamente a la superficie de contacto entre los frentes. Sin embargo, cuando en dicha superficie aparece alguna perturbación, por ejemplo una variación en la topografía del terreno o una deficiencia en la circulación convectiva (de aire caliente y frío), se forma una onda en los frentes, en la cual la presión atmosférica desciende. El viento deja de circular de modo paralelo a los frentes y comienza a girar en torno a dicha onda o pliegue. El giro del viento obliga al frente frío a avanzar hacia el sudeste (si nos hallamos en el hemisferio norte), mientras que el frente cálido lo hará hacia el norte o nordeste. En esta fase de la formación del ciclón, el aspecto del mismo, visto desde un satélite, será el de una banda de nubes dispuesta a lo largo de la superficie entre los frentes, en la que sobresaldría una protuberancia creciente.

    Si las condiciones son propicias, los frentes continuarán desplazándose. Y dado que el frío lo hace más rápido que el cálido, tenderá a aproximarse a éste, disminuyendo el ángulo entre ambos. En esta fase, ambos frentes están fuertemente ondulados y el aspecto del ciclón, a vista de satélite, es el de un gran cúmulo nuboso, similar a una coma cuya cola se extiende a lo largo del frente frío. Las mayores precipitaciones se presentan al norte del frente cálido.

    A medida que el frente frío se aproxima al cálido, el aire caliente situado en las capas bajas de la atmósfera se eleva y es reemplazado por aire frío, más pesado, con lo que la inestabilidad de presión que dio lugar al ciclón comienza a desaparecer.

    En los casos en que los ciclones se presentan en latitudes excepcionalmente altas reciben los nombres de ciclones subárticos en el hemisferio norte y ciclones subantárticos en el hemisferio sur.