Dióxido de carbono

    Gas incoloro también conocido como anhídrido carbónico. Cada una de sus moléculas contiene dos átomos de oxígeno y uno de carbono; se trata de moléculas lineales y no polares. Su fórmula química es CO2.

    El dióxido de carbono es un gas abundante en nuestro planeta. Son muchos los organismos vivos, entre ellos los seres humanos, que lo emiten durante su proceso de respiración: se inhala oxígeno y se exhala dióxido de carbono. Por otra parte, sus usos en la industria resultan muy diversos. Se emplea como gas refrigerante en los sistemas frigoríficos, como agente extintor de fuego y para dotar de efervescencia a las bebidas.

    El dióxido de carbono presente en la atmósfera terrestre cumple un papel importante, en tanto que ayuda a controlar la temperatura del planeta. Sin embargo, durante las últimas décadas, el aumento de las emisiones de dióxido de carbono, a consecuencia del consumo de combustibles fósiles, ha llevado a la aparición del problema conocido como efecto invernadero. El calor que libera la superficie terrestre tras ser irradiada por el Sol no logra escapar de la atmósfera, sino que es retenido por los gases causantes del efecto invernadero, como el dióxido de carbono, los óxidos de nitrógeno y el metano, entre otros. En consecuencia, la superficie del planeta sufre un calentamiento gradual.