Placa del Caribe

    Placa tectónica que abarca la parte continental de Centroamérica, así como el fondo del mar Caribe. Su superficie ronda los 3,2 millones de kilómetros cuadrados. Limita al norte con la placa Norteamericana; al este y al sur, con la Sudamericana; y al oeste, con la de Cocos. Sus fronteras con cada una de ellas son zonas activas en cuanto a erupciones volcánicas y movimientos sísmicos.

    El borde septentrional de la placa, en su unión con la Norteamericana, constituye un límite transformante. Discurre a lo largo de Belice, Guatemala y Honduras, para luego adentrarse en el Caribe hacia el este, pasando al sur de Cuba y al norte de Puerto Rico y las islas Vírgenes. La fosa de Puerto Rico, que con sus 8.400 m constituye el punto más profundo del océano Atlántico, corre a lo largo de este borde. Tal fosa se trata de una compleja transición entre la zona transformante del límite norte de la placa y su límite oriental, donde tiene lugar un fenómeno de subducción.

    Puesto que el límite entre las placas Norteamericana y Sudamericana no se encuentra bien definido, no se sabe realmente cuál de ellas es la que subduce bajo la Caribeña en el límite este de la misma, o bien si lo hacen ambas. La interacción entre las placas ha formado un arco volcánico de islas que se extiende desde las islas Vírgenes en el norte hasta las islas de la costa de Venezuela, en el sur. Existen en la zona 17 volcanes activos, entre los que destacan el Monte Pelée en Martinica, el Grande Soufrière en Guadalupe, el Soufrière Saint Vincent en San Vicente, y el volcán submarino Kick-'em-Jenny, situado a unos 10 km al norte de Granada.

    El límite sur de la placa, en su contacto con la Sudamericana, resulta también complejo. Fruto del mismo son las islas de Barbados, Trinidad y Tobago. Al oeste, la placa de Cocos subduce bajo la Caribeña, aproximadamente a lo largo de la costa occidental de Centroamérica. La interacción entre ambas es causante de los volcanes de Guatemala, El Salvador, Nicaragua y Costa Rica.