Sulfuros

    Pirita.

    Minerales constituidos por azufre asociado con algún elemento metálico. Revisten enorme importancia dado que gran cantidad de las menas metálicas se presentan como sulfuros, por lo que estos minerales constituyen una notable fuente de obtención de metales.

    La inhalación o ingestión de sulfuros resulta tóxica, en especial cuando los iones metálicos que contienen lo son a su vez. En contacto con ácidos, muchos de ellos desprenden sulfuro de hidrógeno. Generalmente son opacos y poseen colores característicos, tanto en su forma sólida y compacta como en polvo. Ciertas variedades, como el cinabrio y el rejalgar, tienen altos índices de refracción. Atendiendo a su estructura, son pocos los rasgos en común que comparten todos los sulfuros. Pueden encontrarse en ellos tanto enlaces iónicos como covalentes, además de algunos de tipo metálico, de los que son evidencia las propiedades metálicas de estos minerales.

    Ejemplos notables de sulfuros son la pirita, un bisulfuro de hierro; la calcopirita, sulfuro de hierro y cobre, del que se obtiene este último metal; la galena, sulfuro de plomo, del que se extrae éste, y el cinabrio, sulfuro del mercurio. A la lista hay que sumar la arsenopirita, sulfuro de arsénico y hierro; la argentita, sulfuro de plata; el rejalgar, sulfuro de arsénico, y la esfalerita y la wurtzita, ambos sulfuros de cinc.