Nitratos

    Minerales que incluyen en su composición el anión (NO3)-. Este posee una estructura similar a la del anión (CO3)2-, propio de los carbonatos, por lo que ambas familias de minerales comparten características similares, si bien los enlaces del anión (NO3)- son más fuertes que los del (CO3)2-, por lo que, por ejemplo, los nitratos poseen una mayor resistencia al ataque con ácidos que los carbonatos.

    Los nitratos pueden formarse en la naturaleza mediante descomposición de compuestos nitrogenados, como las proteínas, proceso que da lugar a amoniaco. A continuación éste se oxida, generándose ácido nítrico, el cual es capaz de atacar una base, habitualmente un carbonato, obteniéndose como resultado un nitrato. También sucede que las descargas eléctricas producidas en la atmósfera, los rayos, generan óxidos de nitrógeno, a partir de los gases oxígeno y nitrógeno atmosféricos. Estos óxidos, en contacto con la humedad atmosférica y la lluvia, se transforman en ácido nítrico. Cuando éste se deposita en el terreno pasa a atacar los carbonatos, formándose así un nitrato.

    Existen alrededor de diez especies de nitratos. Los tipos más representativos son la nitrita (nitrato sódico), también conocido como nitrato de Chile, y el salitre (nitrato potásico), denominado también nitro.

    Estos minerales disponen de numerosas aplicaciones, desde su uso como abonos en la agricultura, hasta la fabricación de explosivos. El nitrato de plata se empleó durante largo tiempo como sal fotosensible en fotografía.