Fosfatos

    Minerales formados a partir del ácido fosfórico. Este grupo abarca una gran diversidad de minerales, si bien la mayoría de ellos son bastante raros; los más comunes son los ortofosfatos, que contienen en su composición el anión (PO4)3-. Los fosfatos poseen una notable importancia dado que son la principal fuente de obtención de fósforo. Una de sus principales aplicaciones es la de fertilizantes agrícolas.

    El fosfato cálcico es uno de los más abundantes en la naturaleza. El más importante es el tricálcico, en su variedad apatito: Ca5(PO4)3. Posee la particularidad de no disolverse en agua, pero mediante absorción de anhídrido carbónico se transforma lentamente en fosfato bicálcico, que las plantas pueden aprovechar, por lo que resulta muy útil como fertilizante.

    El fosfato amónico aparece en el guano y se emplea a su vez como abono químico. Puede producirse industrialmente mediante la cristalización de fosfato disódico y cloruro amónico.

    De los tres fosfatos sódicos existentes, el disódico es el más importante. Se puede obtener tratando cenizas de huesos con ácido sulfúrico.