Bobina y bobinado

    Una bobina es un componente de un circuito eléctrico formado por un conductor arrollado helicoidalmente. Puede tener o no tener un núcleo de hierro. Recibe el nombre de bobinado un conjunto de bobinas que se halla insertado en un circuito eléctrico.

    Las bobinas son componentes pasivos de los circuitos que, por autoinducción, almacenan energía gracias al campo magnético que se crea en ellas cuando aumenta la intensidad de la corriente que las recorre. Por ello se las llama también inductores.

    Para calcular esta energía (W), es necesario conocer la inductancia de la bobina (L) y la intensidad de la corriente que la recorre (i):

    W = L · i2

    En una bobina, el campo magnético de cada arrollamiento o espira se suma al de la siguiente, obteniéndose así un campo magnético total que es mucho más potente en el interior de la bobina que en el exterior de la misma.

    La intensidad de dicho campo (H) es:

    H = N

    Donde N es el número de espiras de la bobina, I la intensidad de la corriente y xla longitud de dicha bobina.

    Las bobinas pueden ser construidas en forma de anillo o en forma de tambor. En las primeras, las espiras se disponen sobre un soporte o armadura de forma anular; su único lado activo es el exterior. En las segundas, la armadura está formada por un cilindro rasurado; ambas caras son activas.

    De estos dos sistemas, el más utilizado es el de tambor, ya que es el de menor coste de fabricación y exige el empleo de menos hilo que el de anillo, superando, además, a éste en rendimiento.

    El bobinado en tambor admite la posibilidad de situar en cada ranura uno o dos lados activos de bobinas diferentes. En el segundo caso, los lados se colocan aislados y superpuestos en vertical, constituyendo dos capas que, respectivamente, se denominan superior e inferior. Estos bobinados son típicos de motores de corriente continua. En máquinas de corriente alterna se usan ambos tipos.

    Por la disposición de sus extremos libres, se distingue entre bobinados abiertos y cerrados. En los primeros; dos de esos extremos se mantienen en contacto permanente con un colector. Son típicos de los generadores electromagnéticos.

    En los bobinados cerrados, las bobinas se hallan conectadas mediante circuitos cerrados. Esto implica una continuidad absoluta, la cual puede transmitirse mediante un sistema de escobillas y delgas. Son típicos de máquinas de corriente continua.