Diodo LED

    Diodo capaz de emitir una radiación luminosa cuya longitud de onda se halla dentro del espectro visible. El acrónimo LED procede del inglés light emisor diode, diodo emisor de luz.

    Los diodos LED están constituidos por dos cristales semiconductores, con un dopaje especial, formando una unión PN. Cuando aparece en ellos una polarización directa, los electrones del semiconductor N se desplazan para ocupar los huecos del semiconductor P, realizando un trabajo que se traduce en la aparición de una energía que se transforma en radiaciones electromagnéticas.

    El funcionamiento de los diodos LED está condicionado por los siguientes parámetros:

    Tensión directa. Es la que se le aplica para polarizarlo. En la práctica oscila entre 1,5 voltios y 2 voltios.

    Intensidad de la corriente. Se refiere a la intensidad de la corriente que circula por el dispositivo cuando está polarizado directamente. Su valor debe estar en ciertos rangos para que se produzca la emisión luminosa. Habitualmente, esta intensidad está entre 10 y 50 mA.

    Disipación de potencia. En todo diodo LED, una parte de la potencia generada se convierte en luz y otra se transforma en calor que es necesario evacuar. Para evitar que dicho calor, originado por el efecto Joule, sea excesivo, se conecta a estos dispositivos una resistencia, R, en serie. Ésta limita la intensidad de la corriente que recorre el diodo.

    El valor de la resistencia se calcula mediante la fórmula:

    R =

    siendo V la tensión de la fuente, Vd la tensión directa e Id la intensidad de la corriente que recorre el diodo.

    Los diodos LED son ampliamente usados en aparatos electrónicos de la más variada índole, como indicadores de encendido y apagado de los mismos, y anuncian que se está realizando una determinada función. En este último sentido, pueden citarse como ejemplo los presentes en los equipos informáticos, que se encienden cuando se están realizando determinadas operaciones, como el grabado de un archivo en el disco duro, la búsqueda del MBR de un CD, etc.

    La luz emitida por un LED puede ser de diferentes colores. Por ello, cuando hay más de uno en un mismo aparato, se escogen de manera que se distingan entre ellos por el color de la radiación luminosa que desprenden.

    Otra conocida aplicación de estos diodos es su uso en las pantallas de calculadoras, indicadores digitales, contadores, etc., para generar cifras mediante LED que, según se iluminen, definen los dígitos del 0 al 9.

    El mercado ofrece estos dispositivos con un encapsulado en el que el terminal que constituye el ánodo es más largo que el que corresponde al cátodo, junto al que se practica una especie de chaflán.