Albaricoquero

    https://en.wikipedia.org/wiki/Prunus_armeniaca

    El albaricoquero (Prunus armeniaca) es un árbol de pequeño porte perteneciente a la familia de las rosáceas y cuyo fruto, el albaricoque, al que también se denomina chabacano en México, se consume con profusión en países de clima templado, que es donde más implantación tiene su cultivo.

    Se trata de un árbol caducifolio, de entre seis y nueve metros, con flores blancas o en ocasiones rosadas, que brotan en primavera. Su fruto es una drupa, que cuenta con una parte externa, el exocarpo, la piel, que recubre el mesocarpo, la pulpa, y que rodea a un endocarpo leñoso, el hueso, que envuelve la semilla. El albaricoque se caracteriza por la singular textura de la piel, y por el sabor refrescante, aromático y levemente ácido de la pulpa. Su piel puede ser de color amarillo pálido, anaranjado o rojizo, según las variedades y el grado de maduración.

    Propio de terrenos ricos en nutrientes y con buen drenaje, el cultivo del albaricoquero se halla extendido por el sudeste de los Estados Unidos, México, la Europa mediterránea y Japón.

    Su uso se centra en la alimentación, bien como fruta fresca o como ingrediente de conservas, confituras y productos de repostería. Es rico en sales minerales de fósforo, hierro y calcio, así como en vitaminas A, B2 y C y se le reconocen propiedades fortalecedoras de la función cardiovascular.

    Respecto a su cultivo, resiste muy mal las heladas, por lo que sólo es posible en áreas geográficas en las que las temperaturas invernales son moderadas.