Algodón

    Bajo la denominación común de algodón se engloban varias especies de plantas del género Gossypium, perteneciente a la familia de las malváceas, y que se caracterizan por presentar un fruto recubierto de una estructura fibrosa, integrada por celulosa casi pura, que es la materia prima a partir de la cual se obtiene la fibra del mismo nombre, una de las más empleadas desde la más remota antigüedad en la producción textil.

    La planta del algodón, a la que también se denomina algodonero, es un arbusto con fruto en cápsula, el cual contiene numerosas semillas que presentan unas finas prolongaciones que envuelven el conjunto y forman una especie de copos. Debidamente procesados, estos copos conforman la fibra del algodón.

    Las diversas variedades de algodón tienen en común la necesidad de desarrollarse en tierras arcillosas y ricas en nutrientes, por lo que requieren notables cantidades de agua, Se trata por tanto de uno de los cultivos extensivos de regadío que mayor aporte hídrico requiere.

    Originario de la India, pasó posteriormente a ser cultivado en el antiguo Egipto, desde donde los fenicios lo difundieron por la cuenca del Mediterráneo. Los árabes, que alcanzaron notable destreza en las técnicas de procesado de la fibra, también expandieron de manera notable este cultivo por el norte de África y la península ibérica.

    Tras el descubrimiento de América, los colonizadores encontraron nuevas variedades de algodón que se cultivaban en el Nuevo Mundo y la planta se expandió también notablemente en Norteamérica, adonde llegó transportada por los colonos británicos. No obstante, el algodón sería una fibra de uso minoritario hasta el siglo XIX.

    La invención en 1793 de la desmotadora, que permitía separar fibras y semillas en un proceso antes manual y muy engorroso, dio lugar a una generalización de los cultivos en todas las áreas de clima templado. En la segunda mitad de la década de 2000, entre los principales productores mundiales de algodón se cuentan los Estados Unidos, Rusia, la India, China y Brasil.

    Las bases del aprovechamiento de la fibra de algodón son su resistencia, su ligereza y sus buenas cualidades para el teñido y el blanqueado. Sometido a diversos procesos, el algodón es la materia prima para la fabricación de tejidos muy distintos, como las gasas empleadas para fabricar vendas, numerosos tejidos empleados en la industria del vestido, lonas, telas impermeables, etc.

    El aceite de semillas de algodón tiene también aplicación en las industrias cosmética, farmacéutica y alimentaria.