Astronomía

    La invención de los primeros telescopios astronómicos en el siglo XVII marcó el paso de la astronomía antigua a la moderna. En la ilustración, grabado alemán de esa centuria que muestra a un astrónomo observando el cielo con su telescopio.

    Ciencia que se ocupa del estudio de los cuerpos celestes, de los movimientos que éstos ejecutan y de las interacciones que efectúan. Su origen se remonta a los albores de la Humanidad, cuando el hombre quedó maravillado por la contemplación del firmamento e intentó comprender lo que veía. Carente de herramientas científicas, fue incapaz de interpretar los fenómenos observados, por lo que dio a éstos interpretaciones mágicas que constituyeron la Astrología.

    Con el tiempo, el descubrimiento de nuevos hechos y, sobre todo, la incorporación a los mismos de la Física Moderna, protagonizada por Galileo y Newton, dieron a la Astronomía una sólida base doctrinal que sólo se vio atacada por oscuras creencias religiosas que preconizaban un sistema universal geocéntrico, en contra de las evidencias que conducían a una concepción heliocéntrica.

    Retrato de Galileo Galilei a cargo del pintor flamenco Joost Sustermans.

    La Astronomía, al observar los movimientos periódicos del Sol y de la Luna, tuvo una primera aplicación en la Agricultura. La posición del Sol, que determinaba las estaciones, fue fundamental para establecer calendarios de siembras y de recolecciones, así como para planificar todo tipo de actividades. De su influencia desde tiempos prehistóricos dan idea los restos del Megalítico y del Neolítico representando estrellas y constelaciones.

    Aunque los descubrimientos de Copérnico, Galileo, Kepler, y Tycho Brahe, entre otros, dieron a la Astronomía su verdadera dimensión científica, su época de verdadero esplendor llegaría en los siglos XIX y XX, con la aplicación de la Física Moderna y Contemporánea.

    Observatorio levantado en la isla danesa de Sund, donde Tycho Brahe estudió las posiciones de los objetos celestes en el siglo XVI, y al científico en su lugar de trabajo, según un grabado de la época.

    Hay varios sistemas para establecer las ramas de la Astronomía, pero los más habituales son los que consideran los objetos a considerar (estrellas, cometas, etc), las técnicas empleadas para estudiarlos (radiotelescopios, espectros, etc) y los aspectos a analizar. En este último sentido, se consideran dos grandes apartados: la mecánica celeste, también llamada Astrometría, que analiza básicamente los movimientos de los astros y las leyes que los gobiernan, y la Astrofísica, la cual, una vez que se determinó que la composición de la materia de los cuerpos celestes era igual que la de la Tierra, intentó aplicar a éstos las leyes físicas vigentes en nuestro planeta.

    Dentro de la Astronomía se consideran dos grandes ramas: la Astronomía Observacional y la Astronomía Teórica. La primera se limita a la obtención de datos que son recogidos mediante espectros electromagnéticos. En este contexto, se encuentra la radioastronomía, la astronomía de infrarrojos, la astronomía óptica, etc. Por su parte, la Astronomía Teórica tiene como objeto explicar los fenómenos observados en la fase anterior, aplicando leyes físicas.

    Tanto la Astronomía como la Astrofísica buscan explicar el Universo, explorándolo y sentando las bases para un acceso al mismo. Ello abriría horizontes insospechados desde múltiples puntos de vista: energéticos, biológicos, etc