Astros

    Recibe el nombre de astro cualquier cuerpo celeste. Su estudio se remonta a la Antigüedad, donde ya se les investigaba mediante observación de los cielos a simple vista. La invención del telescopio supuso un importante avance en el conocimiento de estos cuerpos, para los que, actualmente, hay sofisticados medios de análisis. Se suelen clasificar en:

    • Estrellas: son formaciones de plasma, originado por reacciones de fusión nuclear, generadoras de una inmensa cantidad de energía, que es emitida en forma de radiación electromagnética, es decir luz. La intensidad lumínica varía de unas a otras dentro de muy amplios rangos, condicionada por la masa que posean. Su agrupación define galaxias y constelaciones.

    • Cometas: son cuerpos formados por materiales capaces de sublimar, es decir de pasar directamente del estado sólido al gas, cuando circulan cerca del Sol. Describen órbitas elípticas y se muestran periódicamente.

    • Planetas: son masas de forma definida, con una masa capaz de generar campos gravitatorios de notable entidad, que giran alrededor del Sol, describiendo órbitas elípticas. Nuestro Sistema Solar está constituido por ocho planetas: Mercurio, Venus, Tierra, Marte, Júpiter, Saturno, Urano y Neptuno. Hasta el año 2006, integraba también a Plutón, pero este cuerpo es hoy día considerado planeta enano.

    • Planetas enanos: son formaciones que se definieron por parte de la UAI (Unión Astronómica Internacional), en 2006, como cuerpos que giran alrededor del Sol, de forma casi esférica, no satélites de un planeta, y con otros cuerpos vecinos a su órbita. Por el momento, no hay una normativa clara sobre el rango de su tamaño.

    • Asteroides: son cuerpos que, vistos desde nuestro planeta, se asemejan a estrellas y de ahí su denominación. Están formados por metales o por rocas carbonosas. Es notable el Cinturón de Asteroides entre Marte y Júpiter.

    • Meteoros: se clasifican en tres grupos, denominados respectivamente meteoroides, meteoros y meteoritos. Los primeros son partículas de polvo, procedentes, generalmente, de algún cometa; los segundos son meteroides que penetran en la atmósfera terrestre, donde se ponen incandescentes y se desintegran; los terceros son lo que llegan a la superficie de nuestro planeta, al no haberse desintegrado.

    • Satélites: son cuerpos que giran alrededor de un planeta, siguiéndole cuando éste describe su órbita alrededor del Sol.. La Tierra tiene un satélite que es la Luna, por lo que, en general, los satélites de cualquier planeta se denominan lunas del mismo.