Electroimán

    Tipo de imán en el que el campo magnético se produce mediante el flujo de una corriente eléctrica, desapareciendo en cuanto cesa dicha corriente.

    Un electroimán está constituido por una bobina que posee en su interior un núcleo de hierro dulce. Cuando la corriente atraviesa la bobina, el núcleo se convierte en un imán, perdiendo esta condición cuando cesa la corriente.

    Una aplicación bien conocida de los electroimanes se halla en los timbres de las casas. Si se oprime el pulsador, la corriente imanta un núcleo que así atrae a un pequeño martillo que golpea un gong u otro elemento similar. Cuando se suelta el pulsador, desaparece la imantación y el martillo, sujeto por un resorte, vuelve a su posición inicial.

    Los electroimanes son usados también en la industria para trasladar masas de acero. Para ello, se montan en unas grúas que tienen al final de su pluma una cadena con un dispositivo de base plana que es el electroimán. Puesto dicho dispositivo en contacto con la masa de acero, si se hace pasar la corriente, la aparición del efecto magnético hace que aquélla quede sujeta, lo que permite, mediante el giro de la grúa, trasladarla al lugar deseado. Allí, si se corta la corriente, la masa queda liberada.