Arbustos

    Uno de los grupos, junto con los árboles y las hierbas, en los que se clasifican las plantas verdes superiores según su tamaño. Se trata de plantas con tallos leñosos múltiples ramificados desde el mismo suelo y que, generalmente, no superan los cuatro o cinco metros de altura. Si son muy pequeños, de no más de treinta centímetros, suelen ser denominados matas arbustivas o subarbustos.

    Algunas especies que normalmente son arbustos pueden crecer como árboles, es decir, con un solo tallo ramificado a cierta altura del suelo. Es el caso de algunas especies de Quercus.

    Los arbustos pueden ser de hoja caduca o perenne y la mayoría son plantas fanerógamas o espermatofitas, es decir, plantas que se reproducen por flores. Presentan una gran adaptación a cualquier tipo de clima y de suelo, por lo que están presentes en todo el mundo.

    Entre las variedades de plantas que crecen como arbustos se pueden citar el acanto, la azalea, el rosal, la camelia, el aligustre, el boj, el hibisco, la adelfa, la lantana, la zarzamora, el fresal, el geranio, el tomillo, el romero, el espliego, el brezo, el mirto, la sabina y otras coníferas, la retama, la salvia, la esparraguera, el cafeto, la yuca, el cardo, etc.

    Muchas variedades son comestibles, particularmente sus frutos, y algunos tienen flores muy vistosas, en cuyo caso es frecuente su utilización en jardinería, como plantas ornamentales, a veces formando setos. También existen muchas especies de arbustos tradicionalmente utilizados como plantas medicinales.