Estatua o bulto redondo

    Gladiador Borghese , estatua de época clásica.

    Se dice que una obra escultórica es una estatua o bulto redondo cuando su soporte está situado en la parte inferior de la misma, levantándola del suelo. De este modo la obra puede rodearse para ser observada por todas sus partes.

    Desde antiguo se ha creído que las estatuas son el tipo más noble de escultura, de ahí que hayan sido empleadas en abundancia para la representación de imágenes religiosas e históricas. Se han utilizado también como medio para realizar retratos y, al igual que ocurre en la pintura, éstos no tienen necesariamente que reproducir de un modo fiel los rasgos de la persona retratada, sino que pueden incluir modificaciones que resalten determinados rasgos y cualidades de su personalidad. Esto ocurre sobre todo cuando se trata de personajes que han contado con relevancia social o histórica.

    A su vez se pueden diferenciar varios tipos de estatuas o bultos redondos basándose en cuáles sean las figuras que representen. Así se tendrían las estatuas ecuestres, que representan a personas montadas a caballo o los bustos, los cuales son representaciones de la cabeza y los hombros de una persona.