Género cinematográfico

Categoría en la que se puede clasificar una película según la temática general de la misma. Como un arte más, el cine puede tratar todos los temas posibles, de forma individual o bien combinándolos. Sin embargo, existen ciertas temáticas a los que, bien por su especial atractivo o bien por su interés, el cine ha prestado mayor atención. Son conocidos como géneros cinematográficos y cuentan, cada uno de ellos, con unas características particulares, por ejemplo la forma de narrar las historias o la presencia de unos personajes característicos. Es importante señalar que las fronteras entre los distintos géneros son muy difusas y que es habitual encontrar películas que incorporan elementos de unos y otros.

Western

Buena parte de las películas englobadas en este género se desarrollan durante el periodo histórico de la colonización del oeste americano. Sus personajes habituales son pistoleros, indios, bandidos y vaqueros. Entre las películas destacadas se pueden señalar La diligencia (1939), dirigida por John Ford ; El Dorado (1959), de Howard Hawks , y Grupo salvaje (1969), de Sam Peckinpah.

Cine épico y de aventuras

Este género engloba historias que pueden tener lugar en cualquier espacio y periodo histórico, desde las junglas impenetrables del continente africano hasta los castillos medievales, desde la antigua Roma a las campañas napoleónicas. En el modo de narrar las historias son más importantes la acción y los hechos insólitos que el realismo y el retrato detallado de los personajes. Entre los personajes destacados siempre figura un héroe, que es el protagonista de la acción. Algunos ejemplos de este género son: Espartaco (1960), de Stanley Kubrick; El hombre que pudo reinar (1975), de John Huston , o las cuatro entregas de Indiana Jones (1981, 1984, 1989 y 2009), de Steven Spielberg .

Cine bélico

Abarca las películas que se desarrollan durante algún conflicto militar. Pueden poseer un tratamiento propagandístico, a favor de alguno de los bandos implicados, o bien crítico, hacia el fenómeno de la guerra en general. Senderos de gloria (1957) de Stanley Kubrick, narra hechos ocurridos durante la Primera Guerra Mundial; De aquí a la eternidad (1953), de Fred Zinnemann , y Salvar al soldado Ryan, de Steven Spielberg, transcurren en la Segunda Guerra Mundial, mientras que Apocalypse Now (1979), de Francis Ford Coppola , tiene lugar durante el conflicto de Vietnam.

Cine de terror

La finalidad de este tipo de películas es provocar el susto y el miedo en el espectador. En ellas abundan los seres fantásticos y siniestros, como vampiros, hombres-lobo, zombis y personas poseídas por entes diabólicos. Los primeros ejemplos de este género poseían cierto romanticismo y no ponían demasiado énfasis en el aspecto más cruento de las historias. Sin embargo, con el paso del tiempo, las películas de este género han ido ganando en violencia y mostrando el terror de formas cada vez más explícitas (horror). Entre ellas destacan: La novia de Frankenstein (1935), de James Whale; La semilla del diablo (1968), de Roman Polanski, y La noche de los muertos vivientes (1969), de George Romero.

Ciencia-ficción

El tipo de historias del género de ciencia-ficción y el modo de narrarlas es similar al del épico y de aventuras, salvo que en este caso se desarrollan en algún tiempo futuro, en lugares ajenos al planeta Tierra o introducen elementos fantásticos, como seres extraterrestres. Películas que ejemplifican este género son El increíble hombre menguante (1957), de Jack Arnold; la saga de La guerra de las galaxias (1977 y sus secuelas), de George Lucas, y la saga Alien.

Musical

Las películas de este género incluyen abundancia de escenas en las que la canción y el baile son los protagonistas. Al margen de esta particularidad pueden tratar temas muy diferentes y poseer elementos en común con otros géneros, como la comedia y el melodrama. Su aparición tuvo lugar con el cine sonoro. Ejemplos de cine musical son Cantando bajo la lluvia (1952), de Stanley Donen; West Side Story (1961), de Robert Wise, y Cabaret (1972), de Bob Fosse.

Comedia

Las películas del género de comedia pretenden despertar la risa del espectador. Poseen tramas ligeras, basadas en el humor y en múltiples confusiones, aunque no por ello carecen de elementos críticos con ciertos aspectos de la sociedad. Entre ellas destacan multitud de filmes mudos dirigidos y/o protagonizados por actores de la talla de Charles Chaplin (Charlot), Buster Keaton o Harold Lloyd, y otro gran número de películas sonoras –algunas también a cargo de estos mismos actores-realizadores–, como las protagonizadas en la época clásica por los hermanos Marx –entre ellas la célebre Una noche en la ópera (1935)–, o títulos de tiempos más recientes, como Primera plana (1974), de Billy Wilder , o Annie Hall (1977), de Woody Allen .

Cine negro

Las tramas de sus películas versan sobre el crimen, su persecución y sus consecuencias. Sus personajes habituales son los detectives, los agentes de policía, los gánsteres y los criminales de todo tipo. Este género sirve también como medio de crítica y denuncia de ciertas actividades, lo que acerca, en estos casos, su función a la del cine social. El halcón maltés (1941), de John Huston; Sed de mal (1957), de Orson Wells, y Chinatown (1974), de Roman Polanski, son algunos de los títulos más destacados.

Cine social

Es el que muestra la vida de las personas comunes, dando cuenta de sus problemas e inquietudes. Este género se ha utilizado frecuentemente como medio de mostrar las deficiencias de la sociedad. Destacan entre sus películas Las uvas de la ira (1940), de John Ford; Ladrón de bicicletas (1948), de Vittorio de Sica, y Los olvidados (1950) de Steven Spielberg.

Melodrama

Se puede considerar este género como el opuesto a la comedia. Sus historias destacan los sentimientos y pasiones humanas y poseen un tono dramático o trágico. El río (1951), de Jean Renoir; Escrito en el viento (1956), de Douglas Sirk, y Magnolia (1999), de Paul Thomas Anderson, son algunas de las obras más destacadas de este género.

Cine de animación

Se caracteriza por no filmar a actores sino dibujos que se mueven al paso de los fotogramas. Pueden también emplearse muñecos animados fotograma a fotograma. En los últimos tiempos se ha popularizado el uso de imágenes generadas por medios informáticos. Es un género habitualmente destinado al público infantil. Ejemplos de sus películas son Blancanieves y los siete enanitos (1937), La sirenita (1989) o Toy Story (1995).

Documental

A diferencia de todos los géneros anteriores, que narran historias de ficción o basadas en hechos reales pero con un tratamiento de ficción, el género documental pretende mostrar la realidad tal como es, de un modo fiel. Sus finalidades varían desde la educación a la denuncia o la crítica. Algunos ejemplos son Nanuk el esquimal (1922), de Robert Flaherty, y Bowling for Columbine (2002) de Michael Moore.