Retablo

    Retablo abierto de Jan van Eyck para la catedral de San Bavo, en Gante.

    Los retablos son obras artísticas que antiguamente estaban destinadas a recubrir el muro situado tras el altar en los templos religiosos. En la actualidad, han adquirido otros usos gracias a su componente estético.

    Los retablos incluyen tanto pinturas como piezas escultóricas, y están fabricados con una elaborada combinación de madera, piedra y metal. Constan de una serie de divisiones verticales, llamadas calles, a su vez separadas por unos espacios menores conocidos como entrecalles. Las divisiones horizontales se denominan pisos. Los espacios delimitados por los dos tipos de divisiones son ocupados con imágenes, frecuentemente de índole religiosa. Para protegerlo de la suciedad, el retablo puede disponer de una especie de marco en saledizo, llamado guardapolvo. También puede contar con puertas verticales, montadas sobre goznes, las cuales suelen estar decoradas con pinturas por ambos lados.