Electronegatividad

    La electronegatividad (E) es una magnitud que mide la fuerza de atracción que un átomo ejerce para llevar hacia él el par de electrones de otro átomo, par que es compartido en el enlace covalente. Es ésta una propiedad, relacionada con el potencial de ionización y la afinidad electrónica, que puede determinar el tipo de enlace que formarán al unirse en moléculas con otros. Cuando la afinidad electrónica es alta, el átomo en cuestión presenta una elevada tendencia a captar electrones, razón por la cual su electronegatividad será también elevada. En general, la electronegatividad se representa como la semisuma del potencial de ionización y la afinidad electrónica:

    La variación de esta propiedad en la tabla periódica se plantea en el sentido de aumentar de abajo arriba en los grupos y de izquierda a derecha en los periodos, razón por la cual es mínima en el cesio –el francio al que debería corresponder esta posición es una mezcla de isótopos radiactivos– y máxima en el flúor. A este respecto cabe citar la escala de electronegatividades establecida en 1932 por el estadounidense Linus Pauling, y que asigna valores determinados experimentalmente, siendo de 0,7 la electronegatividad del cesio y de 4 la del flúor.

    Escala de electronegatividad de Pauling.

    Las tres propiedades periódicas relacionadas con la estructura electrónica, la electronegatividad, la afinidad electrónica y el potencial de ionización, tienen importancia especialmente respecto al tipo de enlace que tienden a formar los diferentes átomos.