Enlace covalente de coordinación

    Tipo especial de enlace covalente que se produce cuando el par compartido de electrones procede de sólo uno de los átomos que se enlazan. Este comportamiento electrónico origina un enlace covalente, llamado de coordinación, y al que también se designa como coordinado, dativo o semipolar.

    Este enlace se produce cuando un átomo de un no metal comparte un par de electrones con otros átomos, sea en estado elemental o molecular. Al átomo o molécula que aporta el par de electrones se le denomina donante o donador, en tanto que el que lo capta para establecer el enlace se llama receptor o aceptor. Esta modalidad de unión es relativamente frecuente en compuestos como los óxidos de elementos no metálicos, a los que también se llama anhídridos, como el dióxido de carbono, CO2, o en los hidruros de no metales, como el amoniaco, NH3.

    Un ejemplo clásico de enlace de coordinación es el que se establece entre el amoniaco y el trifluoruro de boro; con él se ejemplifica también la teoría de Lewis sobre ácidos y bases, analizada en el capítulo dedicado a reactividad y equilibrios químicos:

    En la molécula de trifluoruro de boro, el boro no tiene más que seis electrones en su capa de valencia, en tanto que el amoniaco cuenta con un doblete de electrones por compartir. Si el nitrógeno del amoniaco cede este doblete al boro, ambos quedan satisfechos, al quedar el nitrógeno estabilizado y el boro con la configuración del gas noble neón, el cual es el más próximo a él.

    Una vez establecido, el enlace de coordinación es análogo al covalente normal desde el punto de vista físico, si bien el comportamiento químico de las moléculas que lo presentan es en cierta medida diferente del de las que presentan enlaces covalentes convencionales.