Aristóteles

    Retrato de Aristóteles, filósofo griego de la época clásica en un cuadro de Rembrandt

    Aristóteles (384-322 a.C.), filósofo griego y preceptor de Alejandro Magno, fue el creador del sistema lógico de pensamiento, en el que distinguió el método inductivo y el deductivo, base de todo razonamiento científico desde ese momento.

    Datos biográficos

    Nacido en la ciudad de Estagira, situada en Macedonia, en el año 384 a.C., desde muy joven se interesó por las ciencias, sobre todo por la medicina y la biología, debido a la influencia de su padre, quien se dedicaba a la medicina. Tras la muerte de éste, a los 17 años Aristóteles marchó a Atenas, donde trabó conocimiento con Platón, quien lo acogió en su escuela, en la que estuvo durante más de dos décadas, desde ese momento hasta el fallecimiento de su maestro.

    En el año 343 fue convocado en la capital de Macedonia, Pitias, con el fin de que se hiciese cargo de la educación del joven y poderoso Alejandro Magno. Ocho años después volvió de nuevo a Atenas, donde creó una escuela filosófica propia, la escuela de los peripatéticos; era llamada así porque el pasillo central que discurría a lo largo del edificio en el que se encontraba recibía el nombre de "Peripato" y, según la leyenda, Aristóteles enseñaba filosofía a sus alumnos caminando a lo largo de este paseo. También se hizo célebre el edificio que albergó gran parte de la vida pedagógica del pensador, que era conocido como el Liceo.

    La fama de Aristóteles comenzó a caer cuando se produjo la muerte de su alumno, Alejandro Magno, ya que gran parte de Atenas se había posicionado siempre contra el poder de los macedonios. Con el fin de que su escuela y sus alumnos no se viesen envueltos en las consecuencias políticas de la muerte de Alejandro Magno, el pensador decidió abandonar la capital de Grecia y se desplazó hasta Eubea, donde falleció en el año 322 a.C., más concretamente en la ciudad de Calcis.

    Antes de morir, Aristóteles había dejado el Liceo, además de una importante colección de libros y manuscritos, en manos de uno de sus alumnos más brillantes, Teofrasto. El filósofo estagirita se había casado dos veces a lo largo de su vida, y cuando murió era un hombre célebre y muy apreciado.

    Obras

    La labor docente de Aristóteles es indispensable a la hora de acercarse a su obra. Es más, de no ser por ella es muy probable que no se hubiese conservado ningún documento escrito de su pensamiento. Así, sus grandes obras son en realidad los apuntes que sus alumnos tomaron en las clases impartidas en el Liceo. Posteriormente, en el siglo I a.C., Andrónico de Rodas se encargó de darle una estructura y un sentido.

    Se considera que se conservan unas 47 obras que son perfectamente atribuibles al pensador de Estagira, aunque existen otras que son de dudosa autoría. Estas 47 obras fueron estructuradas en diversas materias, destacando las que giran en torno a la lógica, la metafísica, la filosofía de la naturaleza, la ética, la teoría del arte y los textos dedicados a distintas disciplinas menores. De todas estas obras, por su relevancia, son especialmente destacables la Metafísica, que recibió este nombre porque Andrónico de Rodas colocó los tomos dedicados al tema después de los de la Física; el Organom, dedicado a la lógica; la Ética a Nicómaco y la Política; la Poética, dedicada a la teoría del arte; y Sobre el alma.

    Pensamiento

    Estructura y concepción de la realidad

    Si el pensamiento de Platón se había caracterizado sobre todo por su estructura dialógica y por la separación del mundo sensible y el mundo de las ideas, la obra de Aristóteles se caracterizó porque fue mucho más científica en su forma y porque prefirió no distinguir entre planos de realidad. Para Aristóteles sólo había un tema fundamental que integraba todas las disciplinas científicas, y este tema era el ser.

    El de Estagira pensaba que sólo existía un mundo, y que en este mundo se producía una fusión de lo puramente material, o informe, con lo puramente espiritual o formal. El movimiento, así como todos los valores que se pueden achacar a lo real procedían de lo espiritual, que se encargaba de darle forma y sentido a lo material, que era inerte.

    En esta concepción de la realidad y de la naturaleza desempeñan un papel destacado las ideas de acto y potencia, que sirven para dar cuenta del cambio y del movimiento. El mundo está en continuo cambio, jamás se detiene. Esto es así porque a pesar de que los entes son cosas determinadas, también pueden llegar a ser algo diferente. Se trata de una teoría dinámica que consigue al fin explicar el mundo sin necesidad de sacrificarlo, tal y como sucedía en la obra de Platón o Parménides. Aunque el ser es, en un momento concreto, un acto, también es potencia, es decir, también puede llegar a ser otra cosa. Por ejemplo: un niño, en acto, en un momento concreto, es un niño; sin embargo, también es mucho más, porque en potencia es un hombre, no sólo un niño. Las cosas no se detienen en lo que son en un momento concreto, sino que siempre apuntan un cambio, una evolución potencial hacia otro acto.

    Además, los cambios en el ser están motivados por una serie de causas, que explican su sentido. Así, Aristóteles distinguía, entre otras, una causa eficiente, que explicaba los cambios particulares, y una causa final, que explicaba adónde se dirigían las cosas. En este contexto, la divinidad o la causa de todo es una especie de motor inmóvil que mueve todo sin ser movido, es decir, que es la causa de todo sin que nada sea su causa, que es acto perfecto sin ser jamás potencia.

    La lógica

    A esta descripción del mundo acompañaba además una idea del conocimiento. Así, otra de las grandes aportaciones de Aristóteles a la filosofía es la ciencia de la lógica. A través de ella estableció la manera correcta de emplear el pensamiento para realizar afirmaciones y juicios correctos en torno a lo real. De esta manera, el pensador distinguió principalmente tres elementos dentro de la gnoseología o teoría del conocimiento: un concepto, en el que se presenta la esencia de las cosas; un juicio, que es el que se encarga de decir cosas acerca de la realidad gracias al empleo de conceptos; y un pensamiento, que es la actividad que se encarga de manejar todos estos elementos, apareciendo como lo más similar a la forma, la esencia y la perfección.

    Dentro de la ciencia propiamente lógica, Aristóteles hizo célebre su forma de entender los juicios posibles que se pueden hacer en torno al ser, en torno a lo que es. Así, es posible emplear dos formas de razonamiento: el inductivo y el deductivo.

    El razonamiento inductivo consiste en partir de los datos particulares que ofrecen los sentidos para poco a poco ir subiendo hacia lo general y lo universal. Por ejemplo, si se observa que un perro tiene cuatro patas, a partir de ese caso particular se buscarán más casos que lo confirmen, hasta llegar a cierto grado de generalización que afirme que todos los perros tienen cuatro patas. Este método de razonamiento es el más habitual en las ciencias empíricas, que se basan en observaciones concretas para establecer leyes de comportamiento generales, aunque no universales.

    El razonamiento deductivo es el que posee un mayor valor lógico. Es el habitual en las ciencias formales como las matemáticas, y sirve además para dar coherencia al contenido de todas las disciplinas. La deducción se basa en un funcionamiento inverso al inductivo, aunque apoyándose ocasionalmente en él. Así, parte de verdades universales, de verdades que no se pueden cuestionar, que funcionan como premisas, derivando a partir de ellas verdades particulares, que son las conclusiones. Por ejemplo: si todos los hombres son mortales (primera premisa) y Sócrates es un hombre (segunda premisa), se concluye que Sócrates también es mortal (conclusión).

    De toda esta filosofía se derivó además una idea de hombre y una ética, basadas en la convicción de que el ser humano es una mezcla de cuerpo y alma, de materia y forma, en la que el pensamiento es lo que más lo acerca a la perfección del motor inmóvil, y derivando de ella un comportamiento ideal, basado en la búsqueda de los términos medios, la prudencia y la felicidad.

    Cronología de Aristóteles

    384 a.C. – Nace Aristóteles en Estagira (Macedonia).

    367 a.C. – Se traslada a Atenas. Es admitido en la Academia de Platón.

    347 a.C. – Muere Platón.

    346 a.C.Ética a Nicómaco. Política.

    343 a.C. – Se hace cargo de la educación de Alejandro Magno.

    335 a.C. – Regresa a Atenas. Crea una escuela propia, el Liceo. Poética. Metafísica.

    323 a.C. – La muerte de Alejandro Magno levanta disturbios en Atenas. Aristóteles sale al exilio.

    322 a.C. – Muere en la isla de Calcis.

    Esquema de Aristóteles

    Filósofo griego creador del sistema lógico de pensamiento, en el que distinguió el método inductivo y el deductivo, base de todo razonamiento científico. Pensaba que sólo existía un mundo, y que en él se producía una fusión de lo puramente material, o informe, con lo puramente espiritual o formal.

    Obras relevantes: Metafísica, Ética a Nicómaco, Política, Poética.