Juan de Ayolas

    Juan de Ayolas (h. 1510-1538) explorador y conquistador español. Formó parte de la expedición con destino al Río de la Plata que estableció la base de Nuestra Señora de Santa María del Buen Aire en la margen meridional del estuario (futura ciudad de Buenos Aires), y de la que Ayolas sería gobernador. Asimismo, Ayolas exploró el curso del río Paraguay, atravesó la región del Chaco y llegó hasta los Andes.

    Juan de Ayolas nació en Briviesca (Burgos, España) hacia 1510. El 24 de agosto de 1535 se embarcó en el puerto de Sanlúcar de Barrameda (Cádiz) como alguacil mayor y mayordomo en jefe dentro de la expedición comandada por Pedro de Mendoza con destino al Río de la Plata. La flota arribó a su destino a comienzos del año 1536 y al poco tiempo quedó establecida la base de Nuestra Señora de Santa María del Buen Aire, la futura Buenos Aires, en la margen meridional del estuario.

    Aislados del resto de las posesiones españolas y hostigados por las tribus indígenas de la región, Mendoza decidió constituir un cuerpo expedicionario, con Ayolas al frente, para adentrarse en la cuenca del río Paraná y alcanzar el Perú. Así, Ayolas fundó en junio de 1536 el fuerte de Corpus Christi y continuó después el curso del río Paraguay en búsqueda de la sierra de La Plata, en la que esperaban encontrar grandes riquezas.

    El 2 de febrero del año siguiente estableció un nuevo campamento en Candelaria, de cuya defensa se hizo cargo Domingo Martínez de Irala y adonde llegaría posteriormente Mendoza huyendo de los ataques de los indios del Río de la Plata. Éste había nombrado a Ayolas su sucesor como gobernador del Río de la Plata, quien delegó provisionalmente el puesto en Francisco Ruiz Galán durante su ausencia.

    Ayolas continuó la exploración por la región del Chaco hasta llegar a los Andes. En la región boliviana de Charcas encontró por fin metales preciosos y, con un cargamento de oro y plata, emprendió el viaje de regreso para reunirse con el resto de la expedición en Candelaria. Sin embargo, Ayolas encontró el fuerte abandonado a su llegada en 1538. Aislado e indefenso, pereció allí a manos de los indígenas ese mismo año.