Albert Camus

    Albert Camus (1913-1960), filósofo francés, una de las más grandes figuras del existencialismo, defendió el compromiso político entre los hombres para superar el pesimismo que en su opinión inundaba la existencia humana y que en parte era debido a la religión y a la política opresora.

    Nacido el 7 de noviembre de 1913 en Mondovi (Argelia) y procedente de una familia extremadamente pobre, tuvo que salir adelante por sí mismo, ya que su padre murió en la Primera Guerra Mundial, en la batalla del Marne. Esto no impidió que se licenciase en filosofía en la Universidad de Argel y que desde muy joven se dedicase a publicar escritos literarios y filosóficos de corte existencialista. Como la tuberculosis le impedía dedicarse a la educación decidió entregarse por entero a la literatura y al pensamiento, creando diversas revistas y afiliándose al Partido Comunista.

    A los 27 años abandonó el comunismo y se marchó a París, de donde tuvo que exiliarse ante la invasión alemana durante la Segunda Guerra Mundial. De vuelta en Francia tras la caída del régimen nazi se hizo célebre gracias a diversas revistas y a sus obras literarias y filosóficas, que le hicieron merecedor del Premio Nobel en 1957. Albert Camus murió en un accidente de tráfico cerca de la localidad francesa de Sens el 4 de enero de 1960, cuando sólo tenía 46 años.

    Camus nunca fue un pensador ortodoxo, y sus obras contuvieron de un lado sus grandes preocupaciones existenciales y del otro su inmenso talento literario, mezclando géneros y formas. Destacan las novelas El extranjero (1942) y La Peste (1947); las piezas dramáticas Calígula (1944) y Los justos (1950); y los ensayos El mito de Sísifo (1942), y El hombre rebelde (1951). En 1994 se publicó El primer hombre, manuscrito rescatado entre los restos del coche en el que había muerto.

    El pensamiento de Albert Camus gira alrededor de dos ideas fundamentales. Por un lado la de la soledad y el sinsentido de la existencia; del otro la necesidad del compromiso político entre los hombres. Camus partía en gran medida de la obra de Friedrich Nietzsche, aunque posteriormente se vio fuertemente impresionado por el pensamiento de Jean-Paul Sartre. Finalmente, el pensador francés propuso el absurdo y el dolor de la existencia como el punto de partida para una nueva idea de hombre, basada en la rebelión frente a Dios y la política opresora.