Felipe II

Felipe II, rey de España

Felipe II (1527-1598) rey de España. Bajo su gobierno, el reino de España alcanzó la hegemonía política y militar tanto en el continente europeo como a escala mundial.

Felipe II nació el 21 de mayo de 1527 en Valladolid, hijo del emperador Carlos I de España (y V de Alemania) y de Isabel de Portugal. Su padre le dedicó una esmerada y especial educación y ya desde joven pudo participar en tareas de gobierno. Agotado y enfermo, Carlos I abdicó en 1556 repartiendo el imperio entre su hijo y su hermano, Fernando. A Felipe le otorgó los reinos de España, los territorios ultramarinos, los reinos de Nápoles y Milán, así como el ducado de Saboya en Italia, y los Países Bajos. A Fernando le entregó las posesiones alemanas y el título de emperador.

Las políticas matrimoniales

Los matrimonios de Felipe II siempre fueron una cuestión de Estado, pues en muchas ocasiones se trataron de instrumentos para ganar influencias, reforzar alianzas o establecer pactos. En total se casó cuatro veces. La primera con María de Portugal (1543-1545), su prima, con quien tuvo un hijo, el príncipe Carlos, primogénito que murió en 1568. Tras el prematuro fallecimiento de su mujer, se desposó con la reina María Tudor de Inglaterra (1554-1558), que era su tía, quien también murió pronto, sin dejar sucesión. En 1559, tras la firma de la paz de Cateau-Cambresis entre Francia y España, se casó con Isabel de Valois (1559-1568), hija del rey francés. De esta unión tuvo dos hijas: Isabel Clara Eugenia (su favorita y gobernadora de los Países Bajos) y Catalina Micaela. Por último, en 1570, contrajo matrimonio con Ana de Austria (1570-1580), madre del futuro rey Felipe III. En 1580, fruto de esta política, pudo reclamar el trono portugués tras la muerte sin descendencia del rey Sebastián, su sobrino. Así, durante 80 años Portugal y todas sus colonias quedaron bajo la monarquía española.

Método de gobierno

El gobierno de Felipe II estuvo presidido por varios aspectos que marcaron todo su reinado. Por un lado, su política exterior estuvo caracterizada por la defensa de la religión católica y la lucha contra la extensión de la reforma (protestantes, calvinistas y anglicanos). Por otro lado, tuvo un estricto sentido del deber y siempre estuvo preocupado por ser justo y actuar de acuerdo con sus principios. Fue un rey desconfiado, por lo que se desenvolvió de manera personal, ejerciendo un estricto control sobre todos los temas; esto le granjeó numerosos desencuentros con sus consejeros, el más sonado de los cuales fue el caso Antonio Pérez. Antes de tomar cualquier decisión estudiaba detenidamente el asunto, lo que posibilitó la proliferación de Consejos y consejerías encargadas de recabar toda la información, lo que supuso el crecimiento de una enorme burocracia. Al mismo tiempo, llevó una vida austera, protegió a artistas, como Tiziano, y bajo su mandato comenzó el llamado Siglo de Oro de la cultura española. A lo largo de su reinado, Castilla se convirtió en el eje central de todos sus dominios y Madrid pasó a ser la capital de la monarquía (1561). Los últimos años de su vida los pasó en el palacio que mandó construir en El Escorial. Su gobierno también estuvo sometido a los vaivenes de la economía, lo que le llevó a decretar tres bancarrotas (1557, 1575 y 1596) ante la acumulación de millonarias deudas públicas.

El mandato de Felipe II se inauguró con la guerra contra Francia. En su transcurso, las tropas españolas obtuvieron las importantes victorias de San Quintín (1557) y Gravelinas (1558), pero la paz no se firmó hasta 1559, lo que supuso la consagración de la hegemonía española en Europa.

El problema religioso con moriscos y flamencos

Al mismo tiempo, los problemas internos aumentaron, especialmente con la población morisca, que era muy numerosa en el sur de España. Finalmente, en 1568, los moriscos se sublevaron en las Alpujarras (Granada) y crearon un ejército que se extendió por las zonas cercanas. Para acabar con los rebeldes, Felipe II mandó a Juan de Austria (hijo ilegítimo de Carlos I), quien sofocó los últimos reductos en 1571. Paralelamente, el rey centró sus esfuerzos en hacer frente al creciente poder del imperio otomano, que se había extendido por gran parte del Mediterráneo. Para ello, auspició la creación de la Liga Santa (con participación de Venecia y los Estados Pontificios) que obtuvo la victoria en la famosa batalla naval de Lepanto (1571).

En esos años, la expansión del protestantismo por Europa y la revuelta de los Países Bajos también reclamaron la atención del rey. Este territorio se convirtió durante casi un siglo (1568-1658) en una constante sangría de recursos tanto económicos como humanos. Durante la época de Felipe II se combinaron períodos de dura represión, por ejemplo al mando del duque de Alba, con otros de mayor persuasión, bajo el mandato de Alejandro de Farnesio, aunque nunca obtuvieron los frutos esperados.

La lucha por la hegemonía europea: Francia e Inglaterra

Además del conflicto en los Países Bajos, el rey se involucró, desde 1584, en la lucha por el trono de Francia al apoyar a la Liga (grupo de signo católico y bajo el mando de la familia Guisa) contra las pretensiones del jefe protestante, Enrique de Navarra. Incluso, reclamó la corona para su hija Isabel Clara Eugenia, aunque sin éxito. Finalmente, la conversión al catolicismo de Enrique de Navarra, en 1593, que se coronó como Enrique IV, permitió el fin de la contienda y la firma de la paz en 1598 mediante el tratado de Vervins.

Otro de los objetivos de Felipe II fue la Inglaterra de Isabel I. Su apoyo a los rebeldes holandeses y las acciones corsarias de los barcos ingleses contra buques y posesiones españolas en América motivaron que el rey concibiera la invasión de Inglaterra. Para ello, se preparó una poderosa escuadra de más de 100 barcos de guerra (que transportaban 30.000 soldados) al mando del duque de Medina Sidonia. Sin embargo, la llamada “Armada Invencible” terminó fracasando en su intento y muchos barcos se hundieron como consecuencia de tormentas y naufragios. La destrucción de esta flota favoreció el paulatino dominio de los mares por parte de los ingleses.

Expansión en ultramar

Durante el gobierno de Felipe II la colonización de las tierras americanas no se detuvo en ningún momento y se conquistaron otros dominios. En el Virreinato de Perú, se venció definitivamente a los incas y se fundó Buenos Aires y en el de Nueva España, se exploraron territorios al norte del Río Grande.

Además, en 1564, se organizó una expedición, al mando de Miguel López Legazpi, que partió del virreinato de Nueva España rumbo a las Filipinas. Un año más tarde, Legazpi fundó la Villa de San Miguel (actual ciudad de Cebú), con lo que aseguró el dominio de este territorio. En 1571 se erigió Manila, inmediatamente convertida en capital de la colonia.

Agotado por los acontecimientos y recluido en su palacio de El Escorial, el rey murió el 13 de septiembre de 1598. España se encontraba en el cénit de su poder y sus posesiones se extendían por todos los continentes conocidos. Pero el triunfo resultó muy caro: las constantes guerras, que suponían un flujo continuado de soldados y recursos, el agotamiento económico (especialmente de Castilla) y el aumento continuado de los tributos, sentaron las bases del proceso de decadencia, que se hizo patente en el siguiente siglo.

Cronología de Felipe II

1527 – Nace Felipe II en Valladolid, hijo de Carlos Ie Isabel de Portugal.

1543 – Se casa con su prima María de Portugal.

1554 – Contrae matrimonio con su tía María Tudor de Inglaterra.

1556 – Su padre abdica y le cede el trono de España así como otros territorios. Guerra contra Francia.

1557 – Victoria en la batalla de San Quintín.

1558 – Victoria en la batalla de Gravelinas.

1559 – Firma la paz con Francia. Se casa con Isabel de Valois.

1561 – Traslada a Madrid la capital de la monarquía.

1564 – Organiza una expedición rumbo a Filipinas.

1570 – Contrae matrimonio con Ana de Austria, madre del futuro rey Felipe III.

1571 – Crea la Liga Santa. Victoria en la batalla de Lepanto.

1584 – Lucha por conseguir el trono de Francia.

1588 – Lucha contra Inglaterra. Armada invencible. Derrota.

1598 – Firma la paz con Francia. Fallece en El Escorial.