Francisco Pizarro

Francisco Pizarro

Francisco Pizarro (h. 1475-1541), militar, explorador y conquistador español del Nuevo Mundo. Es uno de los aventureros españoles más conocidos de la historia, al ser responsable de la conquista del imperio inca en 1535. Con la incorporación de ese inmenso territorio a la monarquía española se creó el Virreinato del Perú.

Primeros años

Francisco Pizarro nació alrededor del 1475 en la localidad española de Trujillo, en la actual provincia de Cáceres. Se sabe que fue un hijo ilegítimo del capitán Gonzalo Pizarro y Francisca González, pero de su niñez y juventud no se tienen mayores datos. Se cree que, a pesar de su condición de hidalgo, no recibió una educación adecuada porque, entre otros motivos, muy pronto entró en la vida militar. Con apenas 20 años ingresó en los tercios españoles que combatían en Italia contra las tropas francesas por el control de Nápoles y Milán.

Viaje a América

En 1502 regresó a España y se unió a la expedición de Nicolás de Ovando que marchó a la isla de La Española, acompañando desde allí la partida de Alonso de Ojeda hacia el continente y participando en las fundaciones de las ciudades de Darién y Santa María la Antigua. Más tarde, en 1513, se unió al viaje que emprendió Vasco Núñez de Balboa a lo largo del istmo de Panamá y que concluyó con el descubrimiento del mar del Sur, posteriormente llamado océano Pacífico. Pizarro siguió participando en diferentes expediciones hasta que se unió a Pedro Arias Dávila, gobernador de la región de Castilla de Oro (actual Panamá), junto a quien fundaría la ciudad de Panamá. En recompensa a sus servicios, Pizarro ejerció como visitador, regidor y alcalde de esta población entre 1519 y 1523, lo que le permitió acumular cierta fortuna. En 1524, Pizarro, Diego de Almagro y el sacerdote Hernando de Luque formaron una sociedad privada que tenía como objeto explorar el sur del territorio, hasta entonces muy poco conocido y de donde llegaban historias de fabulosas riquezas. Arrancaba así la aventura que iba a cristalizar en el descubrimiento del imperio inca y su posterior conquista.

La primera expedición partió el 14 de noviembre de 1524 con Pizarro al mando de una nave que llegó hasta el río San Juan (en la actual Colombia). Sin embargo, los ataques de los indígenas y la falta de provisiones obligaron a Pizarro a retirarse hasta la costa panameña, desde donde Almagro fue en busca de nuevos hombres, dinero y provisiones. En 1526, la segunda expedición llegó de nuevo al río San Juan, donde inició una marcha agotadora y llena de sufrimientos, compensada por el descubrimiento de adornos de oro y otras riquezas en las poblaciones nativas. Nuevamente, Almagro regresó a Panamá para conseguir refuerzos mientras que Pizarro y Bartolomé Ruiz (otro explorador unido a la empresa) prosiguieron el viaje, recorriendo la actual costa ecuatoriana y recalando en la isla de Gallo. Allí conocieron las noticias de que el gobernador de Panamá, Pedro de los Ríos, quería que se abandonase la expedición, a lo que Pizarro y 13 de sus hombres se negaron. Entonces, el conquistador envió a Bartolomé Ruiz a negociar con el gobernador y consiguió que continuase el viaje, pero sólo por espacio de seis meses más.

Expedición al Perú

En ese tiempo, los expedicionarios pasaron por la isla de Gorgona (en Ecuador) y llegaron a las costas de Tumbes, donde tuvieron conocimiento de la existencia de un poderoso y rico imperio en aquellas tierras, que en ese momento se desangraba por la guerra civil entre los herederos al trono. Entonces, Pizarro decidió regresar a Panamá y de allí marchó a España para entrevistarse con el rey Carlos V y conseguir la autorización para continuar con las exploraciones de las nuevas tierras encontradas. El 26 de julio de 1529 se firmaron las capitulaciones de Toledo que autorizaban el descubrimiento y la conquista de las nuevas tierras, llamadas entonces Nueva Castilla, y que pasarían a manos de la Corona. Además, se nombraba a Pizarro adelantado, capitán general y gobernador de dicho territorio con facultad para poblar.

Conseguido esto, Pizarro pasó por Trujillo, donde reclutó a sus hermanos (Hernando, Juan y Gonzalo), así como a numerosos hombres para que le acompañaran en su aventura. De regreso a América, dio comienzo la tercera expedición en enero de 1530. Pizarro recorrió las costas ecuatorianas y desembarcó en la zona de Tumbes para adentrarse en el continente, y en agosto de 1532 fundó la ciudad de San Miguel de Piura (actual Piura), la primera población en territorio peruano. Tras descansar y dejar una guarnición en la nueva ciudad, las huestes españolas prosiguieron su viaje y llegaron a Cajamarca, en noviembre de 1532, donde se encontraron con el emperador inca Atahualpa (reciente vencedor de la guerra civil contra su hermano Huáscar) y en un rápido golpe de mano lo apresaron. A pesar de que los indígenas entregaron un fabuloso rescate por su libertad, el inca fue condenado a morir por estrangulamiento en agosto de 1533.

Los españoles se dirigieron hacia la capital del imperio, Cusco, que conquistaron sin lucha en noviembre de 1533 y en la que Pizarro designó a Manco Inca como nuevo soberano con la intención de lograr la sumisión del resto de la población local. Aunque Cusco era una urbe importante, el caudillo español consideró que no era el lugar idóneo para instalar su sede de gobierno, por lo que buscó un emplazamiento que reuniera mejores condiciones. Así, el 18 de enero de 1535 Pizarro erigió la ciudad de Lima, conocida entonces como La ciudad de los Reyes, como nuevo centro de poder por su buena red de comunicaciones y cercanía con la costa.

Guerra civil

Paralelamente, las relaciones entre Pizarro y Diego de Almagro se fueron deteriorando con suma rapidez hasta desembocar en una guerra civil entre españoles, creando un clima de inestabilidad al que se sumó una gran rebelión indígena dirigida por Manco Inca. En 1535 Almagro partió hacia Chile, expedición fracasada de la que regresó dos años después, dirigiéndose a Cusco y reclamando la ciudad como parte de su gobernación. La negativa de Hernando Pizarro a entregársela provocó que Almagro asaltara la urbe el 18 de abril de 1537 e hiciera prisionero al propio Hernando. Aunque éste fue liberado, estalló la guerra abierta entre las tropas pizarristas y almagristas, enfrentándose ambos ejércitos en la batalla de Las Salinas (abril de 1538), en la que Diego Almagro fue derrotado y capturado. Poco después, en junio del mismo año, se le ejecutó.

Con la muerte de Almagro, Francisco Pizarro se dedicó a las tares de gobierno del inmenso territorio e intentó acabar, sin éxito, con la sublevación de Manco Inca. Una de sus últimas decisiones fue la autorización, en 1540, de la partida de Pedro de Valdivia para la conquista de Chile. Sin embargo, las tensiones entre los españoles no se habían aplacado y un grupo de conjurados, liderado por el hijo de Almagro, llamado El Mozo, decidió acabar con el gobernante, lográndolo finalmente el 26 de junio de 1541, al acceder los conspiradores al palacio de gobierno y matar a Francisco Pizarro. Los restos del conquistador fueron sepultados en la catedral de Lima, donde reposan.

A pesar de la muerte de Pizarro, la guerra civil aún se prolongó durante varios años más, hasta que las autoridades enviadas por la corona española se hicieron con el control total del territorio, bautizado entonces como Virreinato del Perú.

Cronología de Francisco Pizarro

1475 – Nace Francisco Pizarro en Trujillo, Cáceres.

1495 – Ingresa en los tercios españoles que combaten en Italia contra los franceses.

1502 – Regresa a España y se une a la expedición hacia la isla de La Española.

1513 – Se une al viaje de Núñez de Balboaa lo largo del istmo de Panamá.

1519 – Es nombrado visitador, regidor y alcalde de la recién fundada Panamá.

1524 – Organiza una sociedad con objeto de explorar el sur del territorio. Primera expedición: hasta el río San Juan (Colombia).

1526 – Segunda expedición: regreso al río San Juan.

1528 – Viaja a España para entrevistarse con Carlos V.

1529 – Firma las capitulaciones de Toledo para conquistar Nueva Castilla (Perú).

1530 – Tercera expedición: recorre las costas ecuatorianas.

1532 – Funda San Miguel de Piura, primera población peruana.

1533 – Los españoles apresan y matan al emperador inca Atahualpa, conquistando Cusco, capital del imperio.

1535 – Funda Lima.

1540 – Autoriza la salida de Pedro de Valdivia hacia la conquista de Chile.

1541 – Muere asesinado en Lima.