Alejandro Toledo

    Alejandro Toledo (1946-), político y economista peruano, presidente de la República de Perú (2001-2006) por el partido Perú Posible. Durante su mandato, Alejandro Toledo hizo frente a una grave crisis económica, política y social con medidas impopulares que provocaron protestas y movilizaciones.

    Alejandro Toledo Manrique, conocido como El Cholo, nació en el 28 de marzo de 1946 en Cabana (Ancash, Perú). Estudió con una beca en los Estados Unidos (Universidad de San Francisco), y se doctoró en Economía de Recursos Humanos por la Universidad de Stanford. Trabajó en el campo de la economía internacional en Naciones Unidas (1976-1978, 1989), en el Banco Mundial (1979-1981) y en el Instituto de Desarrollo Internacional de Harvard (1991-1994). A su regreso a Perú en 1998, fue nombrado director de asuntos internacionales en la Escuela Superior de Administración y Negocios.

    Toledo comenzó su carrera política concurriendo como candidato del partido CODE País Posible a los comicios presidenciales de 1995, en las que salió reelegido Alberto Fujimori.

    Cinco años más tarde, en las elecciones de 2000, Toledo volvió a presentar su candidatura a la presidencia con el partido Perú Posible, del que fue su fundador. En esta ocasión, y pese a tener las encuestas a favor, el presidente Alberto Fujimori revalidó su cargo en la segunda vuelta de los comicios, a la que renunció Toledo por falta de transparencia en la votación.

    Salpicado por casos de soborno, Fujimori renunció al cargo, y Valentín Paniagua ocupó la presidencia provisionalmente hasta la celebración de elecciones el 8 de abril de 2001, en las que salió elegido Alejandro Toledo.

    Alejandro Toledo tomó posesión como presidente de la República el 28 de julio de 2001, convirtiéndose en el primer mandatario indígena de Perú con un programa político que tenía como objetivos principales la lucha contra la pobreza, la erradicación del desempleo y la corrupción y la reestructuración de las fuerzas armadas y policiales.

    Las reformas económicas y la privatización de dos compañías eléctricas (2002) provocaron protestas y movilizaciones violentas, por lo que Toledo tuvo que declarar el estado de emergencia durante algunos días y recomponer su gabinete, sustituyendo a Roberto Dañino por Luis Solari en el cargo de primer ministro. Sin embargo, la crisis económica y social que atravesaba el país motivó nuevas movilizaciones en 2003, y Toledo volvió a declarar el estado de emergencia y nombró a Beatriz Merino primera ministra. Meses después, sin haber podido solventar la crisis política y social, Toledo pidió la renuncia a todos sus ministros y nombró primer ministro a Carlos Ferrero.

    La inestabilidad continuó en 2004 y 2005 motivada por los problemas internos del partido, salpicado por escándalos y dimisiones en el ejecutivo, la sublevación de un grupo de ex militares que de nuevo obligó a establecer el estado de emergencia, y la reactivación de la organización terrorista Sendero Luminoso. El plan gubernamental de Toledo para descentralizar el estado a favor de grandes regiones administrativas tampoco contó con el apoyo de los peruanos en el referéndum del 30 de octubre de 2005.

    La situación de crisis en el ejecutivo llevó a Toledo a renunciar a su candidatura en las elecciones de 2006, en las que resultó elegido Alan García.