Américo Vespucio

    Américo Vespucio

    Américo Vespucio (Amerigo Vespucci, 1454-1512), navegante y cartógrafo italiano a quien se debe la idea de que América era un nuevo continente y no una parte de Asia.

    Vespucio nació en 1454 en Florencia. Hijo de comerciantes, recibió una completa educación y en su juventud llegó a servir en una casa comercial propiedad de los Medici. A finales de 1491 llegó a Sevilla como ayudante de uno de los principales armadores italianos de la época, que tuvo luego una participación destacada en el aprovisionamiento de los sucesivos viajes de Cristóbal Colón. A la muerte del armador se hizo cargo de la sucursal de sus negocios, comenzando a frecuentar los círculos marineros y contagiándose de los afanes exploradores del momento.

    A este respecto existen dudas sobre el número de viajes que realizó a América. Los documentos existentes, fundamentalmente cartas del propio Vespucio, mencionan cuatro viajes, aunque algunos estudiosos sólo puedan confirmar dos. Según su propio relato, el primer viaje fue en 1497, por lo que habría llegado al continente, que no a las islas caribeñas, antes que Colón.

    Está atestiguado que Vespucio tomó parte en la expedición que partió en 1499 al mando de Alonso de Ojeda y en la que también se encontraba Juan de la Cosa. En ella, la flota llegó a la costa de la actual Guayana y, al parecer, se dividió. La embarcación de Vespucio descendió por la costa de Brasil y descubrió la desembocadura del Amazonas. Una vez alcanzado el actual cabo de San Roque y de regreso al norte, exploró el delta del Orinoco y la isla de Trinidad. Por entonces, Vespucio pensaba que estaba recorriendo la costa más oriental de la península de Asia, que aparecía marcada en los mapas del cosmógrafo Ptolomeo (siglo II d.C.) como Cattigara. Se reunió con la nave de Ojeda en Santo Domingo y regresó a España en 1500.

    A su llegada trató de obtener financiación para fletar una nueva expedición, pero la corona española se la negó y acudió a Portugal. En mayo de 1501 partió de Lisboa y alcanzó de nuevo la costa de Brasil, pero las noticias sobre el recorrido de este viaje son confusas. Hay quien cree que descendió por la bahía de Río de Janeiro, que fue el primero en llegar al estuario del Río de la Plata e incluso hasta la Patagonia. El viaje convenció a Vespucio de que las nuevas tierras descubiertas no eran parte de Asia sino un nuevo continente y a su regreso a Lisboa en 1502 trató de difundir esta idea por Europa.

    Sin que haya pruebas de otro viaje posterior, en 1505 volvió a entrar al servicio de la corona española y desde 1508 hasta su muerte, ya con la nacionalidad española, trabajó como piloto mayor en la casa de Contratación de Indias, que expedía las licencias para los viajes a América. Parte de su tarea era preparar los mapas oficiales de las tierras recién descubiertas y de las nuevas rutas de navegación, para lo cual confrontaba todos los datos que los navegantes le proporcionaban. Vespucio murió en Sevilla en 1512.

    El cosmógrafo alemán Martin Waldseemüller publicó en 1507 un libro titulado Los cuatro viajes de Américo basándose en las cartas y descripciones que Vespucio había hecho de sus viajes. Publicó también su propia Cosmografía con una introducción en la que propuso por primera vez que se diera el nombre de América a lo que entonces sólo era la parte meridional del Nuevo Continente.