Golfo de México

    En el golfo de México se genera la llamada corriente oceánica del Golfo (Gulf Stream), que transporta a las costas de Europa noroccidental las aguas cálidas de esta región del Atlántico.

    El golfo de México es la porción del océano Atlántico comprendida entre la costa occidental de la península de Florida y la septentrional de la península del Yucatán. Su extensión acuática es de más de 1.300.000 kilómetros cuadrados. La isla de Cuba se ubica en medio de esas dos penínsulas, de las que está separada respectivamente por el canal de Florida y el de Yucatán. Este último marca la línea divisoria entre el golfo de México y el mar Caribe. En sentido contrario al de las agujas del reloj, el litoral del golfo de México recorre los estados norteamericanos de Florida, Alabama, Mississippi, Luisiana y Texas, así como los mexicanos de Tamaulipas, Veracruz, Tabasco, Campeche, Yucatán y Quintana Roo.

    El litoral del golfo de México es mayoritariamente bajo y arenoso. Abundan las ensenadas y las lagunas, así como los estuarios. En sus aguas desembocan ríos como el Mississippi, el Sabine, el Chattahoochee, el Bravo (Grande del Norte), el San Fernando, el Pánuco y el Usumacinta. Los fondos marinos son muy llanos, aunque se elevan en las proximidades de las dos grandes penínsulas. La mayor profundidad se halla en la fosa Sigsbee, de más de 5.200 metros.

    El clima del golfo varía entre tropical y subtropical. Las temperaturas, relativamente uniformes a lo largo de todo el año, son más altas en la zona meridional. Sus aguas son también más cálidas al sur, en las proximidades del Caribe. La región se encuentra muy expuesta a la acción de los huracanes, que se suceden entre los meses de junio y noviembre. De aquí parte la mencionada corriente oceánica del Golfo (Gulf Stream), que surca el Atlántico en dirección hacia la Europa noroccidental.

    El golfo de México es rico en vida marina. Sus aguas están pobladas por numerosas especies de peces (caballas, lenguados…) y de mariscos. Abundan también las aves acuáticas. Esta riqueza biológica se encuentra amenazada por la creciente contaminación, causada sobre todo por los vertidos de pesticidas y fertilizantes transportados hasta su desembocadura por los cursos fluviales de la región.

    Las culturas anglosajona e hispana son las predominantes en el golfo de México, donde también existe una minoría francófona (al sur de Luisiana). Las ciudades costeras más importantes son las estadounidenses de Nueva Orleans y Houston y las mexicanas de Tampico, Veracruz y Mérida, a las que hay que añadir a la capital cubana La Habana.

    La economía del golfo se basa en buena medida en la extracción de petróleo (particularmente en el litoral de Luisiana y en la bahía de Campeche). Cabe señalar además la pesca, la industria petroquímica (ligada a la extracción de crudo) y el turismo.