Cabo de Hornos

    Cabo de Hornos

    El cabo de Hornos, cuyo rodeo representa todo un reto hasta para los más avezados navegantes, marca los confines meridionales de América.

    El cabo de Hornos es un acantilado de 425 metros de altura al sur de la isla homónima, una de las integrantes del conjunto insular de Hermite, en el extremo sur del archipiélago de Tierra del Fuego. El cabo, que se halla en la divisoria entre las aguas de los océanos Atlántico y Pacífico, pertenece a la región chilena de Magallanes y la Antártica chilena. Su navegación es bastante peligrosa, dada la presencia continua de fuertes vientos causantes de grandes marejadas. Debido a su latitud, muy próxima a la de la Antártida (de la que está separada por el paso de Drake), las temperaturas en el cabo y sus alrededores son muy frías. Las precipitaciones son abundantes a lo largo de todo el año.

    El navegante inglés Francis Drake fue en 1578 el primero en doblar el cabo de Hornos. Décadas más tarde lo hizo el holandés Willem Corneliszoon Schouten, quien le dio el nombre de su ciudad natal: Hoorn. En 1619, los españoles tradujeron equivocadamente la denominación Hoorn por la de Hornos.

    A unos 56 kilómetros al noroeste del cabo de Hornos, al este de la isla de Hoste, se halla el llamado falso cabo de Hornos: su nombre obedece a la confusión que solía crear entre los marinos provenientes del oeste por su parecido con el verdadero.