Barbados

La isla antillana de Barbados se encuentra en el océano Atlántico, a 160 kilómetros al este de las islas Granadinas y de San Vicente, de las cuales la separa una profunda fosa submarina. Su capital es Bridgetown y tiene una superficie de 431 kilómetros cuadrados.

Bandera de Barbados.

Medio físico

La isla de Barbados se asienta sobre una meseta submarina formada por materiales sedimentados como arcillas, calizas y areniscas. Al sur, al este y al oeste la rodean arrecifes de coral.

El interior de la isla presenta un relieve montañoso y accidentado, y es en esta región en donde se ubica el punto más alto, el Mount Hillaby, cuya altitud es de 336 metros sobre el nivel del mar.

Debido a la naturaleza caliza y porosa de los suelos, existen una gran cantidad de corrientes submarinas. Sólo hay dos ríos superficiales, el más importante de los cuales es el Constitución.

El clima de Barbados es tropical húmedo y está condicionado por los vientos alisios procedentes del noreste; las temperaturas son cálidas a lo largo de todo el año y oscilan entre los 24 y los 28 °C. La época de sequía se extiende de noviembre a mayo, mientras que la de lluvias discurre de junio a octubre; debido a las tormentas tropicales y a los huracanes, es frecuente que las precipitaciones sobrepasen los 1.500 milímetros anuales; sin embargo, gracias a su posición geográfica, la isla recibe estas tormentas en sus fases iniciales.

Flora y fauna

La flora autóctona, típicamente tropical, como la palmera y la caoba, ha sido sustituida en su totalidad por los cultivos, especialmente por la caña de azúcar. Ello ha generado una pérdida importante de especies animales y ya sólo es posible encontrar algunas liebres, conejos, monos y ciertas aves como las palomas, los gorriones y los colibríes. Por lo que respecta a las especies marinas, las de delfines y las barracudas son las más llamativas.

Población

Demografía

La población de Barbados asciende a 290.000 habitantes, por lo que presenta una densidad muy elevada. El 31 % de la población es urbana y se concentra en la capital y sus inmediaciones. Con una población joven, cuya media se sitúa en los 38 años, en la isla la esperanza de vida es alta y ronda los 75 años.

La mayor parte de la población es de raza negra (92 %) y desciende de los esclavos africanos, mientras que los mulatos, los blancos, descendientes de los colonos británicos (2 %), y los asiáticos apenas suman el 1 %.

Lengua

La lengua oficial de Barbados es el inglés, impuesto desde la colonización británica en el siglo XVII, y prácticamente son inexistentes los dialectos de origen africano.

Religión

La mayor parte de la población (66 %) profesa alguna de las diversas variantes del protestantismo, siendo la Iglesia anglicana la más numerosa, seguida de la Iglesia metodista y la pentecostal; apenas el 4 % de la población se declara católica.

Economía y comunicación

Datos económicos

Dentro del sector primario, la actividad predominante es la agricultura. El 37 % de la superficie de Barbados es cultivable y más de la mitad está destinada al cultivo de la caña de azúcar, principal fuente de ingresos del país hasta los años setenta del siglo XX; también se produce, aunque en menor medida, algodón, maíz, batata y mandioca, destinados a satisfacer la demanda del mercado interno. La ganadería es prácticamente inexistente, pero es sustituida por una intensa actividad pesquera. En los últimos años se han descubierto algunos yacimientos de petróleo y gas, los cuales han convertido a Barbados en un país autosuficiente en este sector.

Plantación de caña de azúcar, cultivo al que se dedica más de la mitad de la superficie cultivable de Barbados.

Gracias a una política de diversificación económica, la industria ha conocido cierto desarrollo, especialmente en las ramas electrónica, petroquímica, cementera, textil y tabacalera. Sin embargo, el sector más desarrollado es el del procesamiento de la caña de azúcar, de la cual se extraen bebidas alcohólicas como el ron.

En los últimos años, el sector turístico se ha convertido en la segunda fuente de ingresos del país gracias a la belleza de sus playas y a la puesta en marcha de proyectos urbanísticos. El aeropuerto internacional de Seawell, en Bridgetown, es la puerta de entrada al país, en tanto que 1.600 kilómetros de carreteras permiten recorrer toda la isla.

El comercio internacional de Barbados, con una balanza negativa, tiene su eje en el puerto de Bridgetown. Sus principales socios comerciales son los Estados Unidos, el Reino Unido y los países vecinos.

Comunicación

Además de los diarios de circulación nacional, Barbados cuenta con ocho estaciones de radio, una emisora de televisión, dos sistemas de transmisión por cable y una red de telefonía celular e Internet en vías de expansión.

Administración y política

División territorial, forma de gobierno y partidos políticos

Territorialmente, el país está dividido en once parroquias: Saint Thomas, Saint Philip, Saint Peter, Saint Michel, Saint Lucy, Saint Joseph, Saint John, Saint James, Saint Georges, Saint Andrew y Christ Church.

La Constitución de 1966 define a Barbados como una monarquía parlamentaria. La jefatura del Estado recae en el monarca británico, quien está representado por un gobernador general. El poder ejecutivo es encarnado por el primer ministro, en tanto que el poder legislativo, bicameral, está formado por el Senado, cuyos 21 miembros son designados por el gobernador, y la Asamblea Nacional, integrada por 30 diputados elegidos mediante sufragio universal. El poder judicial recae en la Suprema Corte de Justicia. El Partido Laborista de Barbados (BLP) y el Partido Laborista Democrático (PLD) son los protagonistas de la vida política nacional.

Servicios del Estado

La oferta educativa de Barbados es bastante amplia, pues no se limita a las escuelas primarias y secundarias, sino que también cuenta con diversas escuelas politécnicas, técnicas y de oficios, así como con una Facultad de Derecho, en el campus de Cave Hill, que pertenece a la Universidad de las Indias Occidentales.

Desde la década de los años sesenta del siglo XX, el Gobierno ha hecho un importante esfuerzo por extender la red sanitaria a todo el país, aunque los hospitales especializados se encuentran en Bridgetown.

Vista parcial de Bridgetown, la capital de Barbados.

Historia

La población indígena pertenecía a la tribu de los arawak, pero, tras el descubrimiento de la isla por los españoles (1518), ésta fue esclavizada y trasladada a Cuba, Santo Domingo y otras islas. Ya en el siglo XVII, los ingleses tomaron posesión de la isla y el rey Jacobo I otorgó una licencia de colonización al conde de Marlborough, quien inició la explotación de la caña de azúcar y la trata de esclavos africanos. Esta situación pervivió hasta la abolición de la esclavitud en 1836, cuando la explotación azucarera tuvo que reconvertirse tras sufrir una importante depresión. Barbados se incorporó a la Federación de las Indias Occidentales en 1958 y casi una década después obtuvo su independencia (1966), pasando a formar parte de la Commonwealth. En los años sucesivos, Errol Barrow desempeñó el cargo de primer ministro en dos ocasiones.

Desde 1994 hasta 2008 Owen Seymour Arthur ocupó la jefatura del Gobierno. En su largo mandato, Arthur hubo de hacer frente a la expulsión, en 2002, de su país de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), por el incumplimiento de Barbados de las exigencias de este organismo sobre transparencia fiscal. También mantuvo disputas fronterizas con Trinidad y Tobago. En 2008, el Partido Laborista Democrático obtuvo la victoria en las elecciones legislativas y su dirigente David Thompson pasó a ocupar el cargo de primer ministro.

Un año más tarde, Thompson superó con éxito una moción de censura ante el Parlamento. Este dirigente falleció en octubre de 2010 a causa de un cáncer de páncreas; Freundel Start lo sucedió al frente del Ejecutivo. El Partido Laborista Democrático logró una ajustada victoria en las elecciones parlamentarias de febrero de 2013 y Start renovó su mandato como primer ministro. Entre las iniciativas del nuevo Gobierno destacó la propuesta de abolir la aplicación de la pena de muerte en el país. En la práctica, no se habían producido ejecuciones en el mismo desde hacía tres décadas.

Sociedad y cultura

Tras varias décadas de una marcada preeminencia cultural sajona, los habitantes de Barbados han comenzado a reivindicar su herencia africana, la cual es patente en diversas manifestaciones populares como la música, la danza, la gastronomía y las artesanías.