Norte (Mar del)

    Imagen de satélite del mar del Norte, entre Gran Bretaña y el continente europeo

    El mar del Norte es una rama del océano Atlántico que se expande entre el archipiélago británico y la parte noroeste de Europa cubriendo un área cercana a los 570.000 kilómetros cuadrados. Se encuentra rodeado por las islas Shetland al norte, Alemania, los Países Bajos, Bélgica y Francia al sur, Noruega y Dinamarca al este y Gran Bretaña y las islas Orcadas al oeste. El canal de la Mancha, a través del paso de Pentland, lo conecta con el océano Atlántico y el estrecho de Skagerrak lo enlaza con el mar Báltico.

    En general, debido a la presencia de una extensa plataforma continental, el mar del Norte no sobrepasa los 1.000 metros de profundidad, aunque esta hondura aumenta ligeramente en sus dominios septentrionales. En esta parte, y como consecuencia del glaciarismo del periodo cuaternario, las costas presentan un perfil elevado y desigual salpicado de fiordos e islas. El litoral británico no es tan accidentado, pero tiene algunas escarpaduras. Por su parte, las costas belgas, holandesas, alemanas y danesas son llanas, están cubiertas de arena y aparecen adornadas por las islas Frisias.

    El mar del Norte está influenciado por una corriente cálida procedente del Atlántico y otra que llega desde el Báltico arrastrando aguas menos salobres. La salinidad se reduce en las cercanías de las desembocaduras de los importantes ríos que finalizan en el mar del Norte, entre ellos, el Elba, el Rin, el Mosa y el Támesis.

    La navegación resulta complicada en ocasiones por la acción de las tormentas, las brumas y la existencia, especialmente en el sur, de bancos de arena.

    La abundante pesca que albergan las aguas del mar del Norte (sobre todo arenque, caballa y bacalao) estimulan una próspera actividad pesquera. El intercambio comercial se desarrolla en puertos tan destacados como los de Amberes, Rotterdam, Amsterdam, Bremen, Hamburgo, Edimburgo y Londres. El aprovechamiento de los yacimientos de petróleo y gas natural hallados en el suelo del mar en 1959 ha supuesto un extraordinario impulso para la economía de la región.

    Desde 1902, las investigaciones sobre el mar del Norte han estado canalizadas por el Consejo Internacional para la Exploración del Mar (ICES), con sede en Dinamarca.