Fluvisoles

    Suelos de tipo aluvial que suelen ser superficiales y encontrarse poco desarrollados. Sus características son muy variables, puesto que dependen en gran medida de las características geológicas y geomorfológicas del entorno. Existen sin embargo ciertos rasgos comunes a todos ellos, como la presencia de un nivel freático y del proceso de humificación (formación de humus), favorecido por la elevada humedad.

    Existen varios subtipos de suelos fluvisoles, entre los que destacan los tiónicos, en los que aparece un horizonte de composición sulfurosa en los primeros 125 cm de suelo; los móllicos, provistos de un horizonte A (capa superficial) rico en materia orgánica; los calcáricos, ricos en calcio hasta los 50 cm de profundidad; los úmbricos, con un horizonte A de tipo úmbrico: similar al móllico pero con un nivel de saturación en bases inferior al 50%; y los dístricos, en los que la saturación en bases no alcanza el 50%.