Gleysoles

    Suelos caracterizados por hallarse saturados de agua, ser pobres en oxígeno y presentar importantes procesos de reducción o segregación de hierro. Presentes en todo tipo de climas, son suelos en cuya formación desempeña un papel fundamental el agua, motivo por el que también se conocen como hidromorfos. Se dividen en dos grandes grupos: los hidromorfos propiamente dichos, que se hallan cubiertos de modo permanente por una capa de agua, y los que se pueden considerar como formas de transición hacia otros tipos de suelos.

    Este segundo grupo se subdivide en varios tipos, entre los cuales se encuentran: los gleysoles gélicos, cubiertos de permafrost; los tiónicos, con presencia de un horizonte sulfúrico; los móllicos, con un horizonte A (superficial) rico en materia orgánica; los úmbricos, similares a los anteriores pero con un nivel inferior de saturación en bases; los cálcicos, provistos de un horizonte cálcico en los primeros 125 cm de profundidad, y los dístricos, en los que la tasa de saturación en bases no alcanza el 50%.