Madagascar

La isla de Madagascar se encuentra en el océano Índico, frente a las costas de Mozambique. Es la cuarta isla más grande del mundo tras Groenlandia, Nueva Guinea y Borneo (exceptuando la isla-continente de Australia), y forma parte de la República Democrática de Madagascar, junto a otras pequeñas islas. Sus habitantes son de origen indonesio y malayo que, junto a árabes, africanos y europeos, constituyen la cultura de los malgaches. Su capital es Antananarivo.

<IMG: GEO0028_F01.jpg>

Medio físico

Situada en el océano Índico, en el sudeste de África, Madagascar es una gran isla de 587.040 kilómetros cuadrados.

Geográficamente, se distinguen tres zonas paralelas que discurren de norte a sur: una estrecha franja costera en el este; una meseta central y una zona de bajas mesetas y llanuras al oeste. La primera de ellas es la más abrupta y está dominada por las alturas del macizo volcánico de Tsaratanana, cuya máxima cima es el monte Maromokotro (2.876 metros), seguidas de cerca por las cumbres del Andrigitia, al sur; el Ankaratra, en el centro, y el macizo de Tsaratanani, al norte. La zona central es una amplia meseta que cubre el 60 % de la superficie de la isla y que se eleva entre los 800 y los 1.400 metros. Al oeste, las tierras descienden suavemente hacia el mar, creando amplias llanuras.

<IMG: GEO0028_F02.jpg>

Debido a la singular orografía de la isla, los ríos de cuenca oriental como el Mandrare y el Mananara son cortos y torrenciales, mientras que en el oeste, se ofrecen más largos y caudalosos, destacando el Mangoky y el Onilahi.

<IMG: GEO0028_F03.jpg >

El clima es de características tropicales, pero con fuertes influencias y variaciones dependiendo de la altura. Así, es puramente tropical en las costas noroeste y este, donde abundan las precipitaciones, pero se muestra más moderado en la meseta central. Por el contrario, en el oeste y en el sur, las lluvias son escasas, produciéndose una estación bastante seca de mayo a octubre. La isla se ve azotada regularmente por ciclones veraniegos que ocasionan lluvias e inundaciones.

Flora y fauna

<IMG: GEO0028_F04.jpg >

El principal paisaje de Madagascar está formado por la sabana, motivada en gran parte por la destrucción de los bosques originales. Una muestra de estos bosques húmedos y densos aún se conserva en la franja de tierras bajas del este de la isla. En el sur de la misma, se extiende una zona árida en la que destacan los bosques de cactus. El árbol característico de la isla es el baobab del que existen más de seis especies diferentes.

Aunque Madagascar disfruta de una interesante biodiversidad, su principal característica son las cuarenta especies autóctonas de lémures, pequeños primates que habitan sus tierras. Junto a ellos, se han contabilizado más de tres mil especies endémicas de mariposas y no pocos animales singulares, como el mapache, los perezosos, los monos y las marmotas. No falta una amplia representación de reptiles, anfibios y aves, sobre todo, patos. En tiempos pretéritos, vivieron osos en la isla.

<IMG: GEO0028_F05.jpg >

Población

Demografía

La población de la República Democrática de Madagascar supera los 23 millones de habitantes. Se trata de una población joven, cuya edad media es de 19 años y un 40 % corresponde a niños menores de catorce años. El crecimiento anual de la población es 2,58 % (una de las más altas del mundo) y la esperanza de vida se sitúa en los 65 años. La mortalidad infantil es relativamente alta, pues se halla en 43,67 fallecidos por cada mil.

Reunidos bajo la única definición de malgaches, en realidad los habitantes de Madagascar proceden de 18 grupos tribales diferentes. Los más numerosos son los merina, los betsileo y los betsimisaraka, que conforman más de la mitad de la población.

Lengua

Las lenguas oficiales son el malgache y el francés, aunque también perviven ciertos dialectos locales.

Religión

La mayor parte de la población, el 52 %, profesa antiguas creencias de tipo animista. Frente a ellos, un 41 % se declara cristiano y el resto, un 7 %, musulmán.

Economía y comunicación

Datos económicos

La agricultura es la principal actividad de un país cuyo producto interno (interior) bruto se sitúa en algo más de 20.000 millones de dólares anuales. Tres cuartas partes de la población activa se dedica a la agricultura, un sector que supone casi el 30 % de la actividad económica. Los productos más destacados son raíces y tubérculos, especialmente la mandioca, junto al arroz, la banana, los cacahuetes, la vainilla y el café, el cultivo más exportado.

<IMG: GEO0028_F06.jpg >

También se explotan los bosques que alimentan a la industria maderera y, en 1973, se extendieron las aguas territoriales hasta las doscientas millas marinas para aprovechar la pesca, aunque el sector aún está por desarrollarse. La minería cuenta con reservas apreciables de mena de cromo, bauxita y mena de titanio.

La industria, no obstante, abarca poco más del 16 % de la economía malgache, dedicándose las más destacadas al azúcar, los textiles, el cemento y el ensamblaje de automóviles.

Una gran parte de la población se emplea en el sector servicios, en el cual destaca el valor emergente del turismo.

La capital, Antananarivo, cuenta con un aeropuerto que gestiona vuelos internacionales de forma regular. A él se unen las pistas de NossiBé, Mahajanga, Toamasina y Arivonimamo que conectan las islas con el África Oriental y los archipiélagos de Seychelles, Comores, Reunión y Mauricio.

<IMG: GEO0028_F07.jpg >

Por mar, Toamasina es el puerto más destacado y escala de grandes cruceros. En el interior es posible desplazarse por ferrocarril o por carretera. El tren cuenta con más de setecientos kilómetros construidos que llevan hacia el sur de la isla y cuyo paso a través de la selva húmeda ofrece la contemplación de hermosos paisajes.

Comunicación

Para informarse, los malgaches disponen de cuatro canales de televisión de diversa titularidad (Televisión Malagasy, Radio-Televisión Analamanga, Madagascar TV y MBS TV) y varias emisoras de radio (Don Bosco, MBS, TsiokaVao, Korail) y periódicos (Midi-Madagasikara, Madagascar-Tirbune, L’Express, La Gazette de la Grande Ile).

Administración y política

División territorial y forma de gobierno

Madagascar se halla dividida en seis provincias autónomas administradas respectivamente por un gobernador y un Consejo Provincial.

Desde el 19 de agosto de 1992, Madagascar se rige por una Constitución que estableció el carácter unitario del Estado. El Gobierno está dirigido por un presidente elegido para un periodo de cinco años por sufragio universal, aunque no puede ser reelegido más de tres veces. Éste se encarga de designar al primer ministro y, de acuerdo con él, se nombra a los diferentes ministros.

El poder legislativo recae en la actividad de dos cámaras: la Asamblea Nacional y el Senado. Los miembros de la primera son elegidos directamente para una legislatura de cinco años. En el Senado, dos terceras partes de sus integrantes son elegidos por un colegio electoral, mientras que el resto son nombrados directamente por el presidente.

El poder judicial se estructura en Tribunales de Primera Instancia y Criminales. Por encima de éstos se halla la Corte de Apelación, la Corte Suprema y la Alta Corte de Justicia.

Servicios del Estado

La educación cuenta con dos niveles de enseñanza (primaria y secundaria) que culminan en la universidad. La isla cuenta con una sola universidad, fundada en 1955, cuyo campus se encuentra en la capital y que acoge cinco facultades.

La sanidad es muy deficiente y los servicios prestados por el Estado sólo abarcan a los trabajadores mejor pagados y a los funcionarios. Además, muchas zonas rurales carecen de asistencia médica. Las enfermedades más comunes son el paludismo (endémico en la isla), las infecciones parasitarias y las venéreas.

Historia

La tradición malgache afirma que los primeros pobladores de la isla fueron los vazimba, tribu de pigmeos blancos que llegaron desde la Polinesia a partir del siglo I. No hay ningún resto que confirme esta creencia, pues los testimonios más antiguos se remontan al siglo IX, cuando la isla era una potencia comercial en el océano Índico. Esta actividad llevó consigo el asentamiento de africanos y árabes, los auténticos orígenes de los actuales pobladores.

Aunque el primer europeo que visitó Madagascar isla fue el portugués Diogo Dias hacia el año 1500, no fue hasta el siglo XVII cuando Francia logró establecer cierta relación colonial con el norte de la isla, vinculada a la monarquía de los hova. Fue entonces cuando la isla fue visitada por piratas como John Avery, William Kidd o el capitán Misson.

El comercio de armas y esclavos permitió el paulatino dominio de varios reinos malgaches, entre ellos el de los merina del monarca Andrianampoinimerina a finales del siglo XVIII. Su hijo Radama I obtuvo ayuda británica para dominar gran parte de Madagascar y, a partir de 1860, Radama II permitió el acceso de los franceses, quienes convirtieron la isla en una colonia a partir de 1895, tras derrotar al Ejército merina. El primer gobernador francés, el general Joseph-Simon Gallieni, abolió la esclavitud y desterró a la reina Ranavalona III.

Tras la Segunda Guerra Mundial, Madagascar obtuvo la categoría de territorio de ultramar de Francia y dispuso de representación parlamentaria. En 1958, logró cierta autonomía, y alcanzó la total independencia en 1960 bajo el nombre de República Malgache. Philibert Tsiranana, del Partido Socialdemócrata, fue elegido presidente. Dos años más tarde, una fuerte oposición lo llevó a entregar el poder al general Ramanantsoa quien, con una política más nacionalista, gobernó durante tres años, hasta que fue nombrado presidente el comandante Didier Ratsiraka.

En 1977, Ratsiraka celebró elecciones para la Asamblea Nacional con la presencia del único partido legal, Vanguardia de la Revolución Malgache. Seis años después, las nuevas elecciones contaron con la participación del Movimiento Nacional para la Independencia de Madagascar, aunque no fue óbice para la reelección del presidente. La isla se encontraba bajo un régimen marxista que finalizó en 1993 con la elección de Albert Zafy, del Comité de Fuerzas Activas, como presidente. Depuesto en 1996, tras ser procesado por el Tribunal Constitucional en mayo de 1998, las elecciones llevaron nuevamente a la presidencia a Ratsiraka que perdió en 2002 la presidencia a favor del opositor Marc Ravalomanana. Este último llevó a cabo, a partir de 2004, una serie de reformas para la descentralización del país.

Ravalomanana inició un segundo mandato presidencial tras su claro triunfo electoral en los comicios de 2006. No obstante, el mandatario hubo de dimitir a principios de 2009 ante las crecientes protestas de la población por las restricciones en las actividades de la oposición y en la libertad de prensa. Fue relevado en el cargo por Andry Rajoelina, quien contaba con el respaldo del Ejército malgache.

La ausencia de avances democráticos en el país motivó la imposición de sanciones por parte de la Unión Africana y la Unión Europea. En noviembre de 2010 se aprobó en referéndum una nueva Constitución favorable a los intereses de Rajoelina, erigido en garante de la transición política hasta las elecciones, cuya celebración se pospuso reiteradamente.

Los comicios presidenciales se convocaron por fin para diciembre de 2013 y, en segunda vuelta, enero de 2014. El ex ministro de Finanzas y candidato respaldado por Rajoelina, Hery Rajaonarimampianina, obtuvo la victoria sobre su principal adversario, Jean-Louis Robinson, con el 53 % de los votos. Rajaonarimampianina asumió la jefatura del Estado y Roger Kolo, un médico especializado en cirugía, fue nombrado primer ministro.

A lo largo de 2015, el Parlamento malgache intentó iniciar un proceso de destitución del recién investido presidente, al que acusaba de violación de los principios constitucionales. La iniciativa parlamentaria fue desestimada por el propio Tribunal Constitucional. Entre tanto, una crisis de Gobierno llevó a la dimisión de Kolo y a su relevo por Jean Ravenolarivo como primer ministro.

Sociedad y cultura

<IMG: GEO0028_F08.jpg >

La cultura tiene una base prácticamente indonésica, con ciertas influencias árabes y musulmanas. La música y la danza malgaches predominan en todo el país, así como la literatura popular. Entre los productos artesanales destacan los tejidos decorados con lamba (cuadrados tradicionales), la marquetería y los artículos tejidos con cañas. Son de destacar asimismo el mobiliario funerario de muchas de las tribus que habitan en la isla.