África central

Las cataratas Victorias, en el río Zambeze. Este curso fluvial marca el límite meridional del África central.

La región del África central empieza en el cabo atlántico de Santa María, en la desembocadura del río Gambia. Prosigue hacia el este por el nacimiento del Níger, el norte del lago Volta y el último tramo del Níger. No obstante, el curso medio de este río, que traza una especie de V invertida, se encuadra en la región saheliana.

La única formación montañosa reseñable del oeste del África central es el macizo de Camerún, que penetra en el interior del continente desde la cabecera del golfo de Guinea y se prolonga en dirección contraria en un arco de islas que salpican el golfo: Bioko (Guinea Ecuatorial) y el archipiélago de Santo Tomé y Príncipe. El pico más alto de este macizo es el monte Camerún (4.070 m).

Buena parte de la zona propiamente ecuatorial coincide con el curso medio del Congo (el río más caudaloso del continente, y el segundo más largo tras el Nilo) y el delta del Níger. El curso alto del Congo y su tramo final pertenecen a la zona tropical húmeda. Tanto el Níger como el Congo se asientan sobre sendas cubetas.

El límite meridional del África central se encuentra en torno al lago Kariba y el río Zambeze, y el oriental en las tierras altas etíopes y el valle del Rift. Entre la cubeta del Congo y el valle del Rift se alzan los montes Mitumba. Al sur de la cubeta del Congo se levanta la meseta sudafricana. En ella nace el Kasai, uno de los afluentes más importantes del Congo. Otro importante río tributario del Congo es el Ubangui, que tiene su nacimiento en la parte septentrional de la cubeta.

Clima, flora y fauna

El clima del África central es tropical húmedo o ecuatorial. Estas dos variedades climáticas presentan numerosas similitudes y se diferencian sobre todo en la cuantía y distribución de las precipitaciones anuales. Las temperaturas son muy altas a lo largo de todo el año, con una oscilación media anual que no supera los 3 °C.

Las precipitaciones son también muy elevadas: más de 2.000 mm de agua al año, aunque en las zonas tropicales se supera la cifra de los 2.500 mm. Las lluvias son bastante regulares: se reparten durante todo el año en la selva ecuatorial y se concentran en una época del año en la selva tropical. La humedad es muy alta en ambas zonas, sobre todo en la ecuatorial.

El paisaje propio de las zonas en torno al ecuador es la selva ecuatorial, caracterizada por la existencia de grandes árboles con frondosas copas que impiden la llegada al suelo de la luz del sol. Entre las especies arbóreas más frecuentes de este hábitat se encuentran la caoba, el ébano y el palisandro, que llegan a alcanzar alturas de hasta cincuenta metros. Los árboles ecuatoriales tienen largas lianas leñosas que se entremezclan y forman una tupida malla.

En los limos costeros de aguas salobres crecen los manglares, arbustos de densas raíces adaptados al medio acuático salino. La selva es menos espesa en las zonas tropicales húmedas, donde la irradiación del suelo es mayor. El sotobosque de la selva tropical está compuesto sobre todo por arbustos espinosos de hoja perenne. En la estación menos lluviosa, los árboles pierden sus hojas, generalmente pequeñas, y las hierbas se secan o desaparecen.

Chimpancés y gorilas tienen su hábitat natural en el África central.

El África central es una de las regiones del mundo con una mayor biodiversidad, ya que son numerosas las especies de plantas herbáceas y también de animales, en particular, de insectos, reptiles y anfibios. Entre los mamíferos pueden destacarse las poblaciones de gorilas, chimpancés y leopardos.

El hombre y el medio

La población del África central es casi toda de raza negra. En la franja más septentrional son mayoritarias lenguas de la familia nilosahariana, como el hausa y el yoruba. Las principales lenguas nativas del resto de la región pertenecen a la familia lingüística bantú. El francés, el inglés y el portugués son idiomas oficiales en varios países, donde sirven de lengua franca entre sus distintas etnias o tribus. También hay una nación hispanohablante en el África ecuatorial: Guinea Ecuatorial. Las religiones mayoritarias son la musulmana, la animista y la cristiana.

La población del corazón de África se concentra principalmente a lo largo del curso bajo de los grandes ríos, así como en la fachada marítima atlántica. En esta región se hallan urbes como Abidján, Lagos, Duala, Kinshasa y Brazzaville. Las zonas selváticas se encuentran casi despobladas.

Aunque la población que vive en entornos urbanos ha aumentado en las últimas décadas, las tasas de urbanización siguen estando por debajo de la media mundial. La tasa de natalidad del África central es una de las mayores del mundo. Ello ha permitido un alto crecimiento vegetativo de la población, una de las más jóvenes del mundo; todo ello, a pesar del azote de enfermedades como el síndrome de inmunodeficiencia adquirida (SIDA) y la pervivencia de patologías endémicas como la fiebre amarilla o la malaria. La esperanza de vida en el África central se cuenta entre las más bajas del mundo, ya que no llega a los cincuenta años.

Dentro de la economía de subsistencia que impera en la región centroafricana, la pesca en los grandes ríos y lagos juega un papel fundamental.

La agricultura de la región es de dos tipos. Por una parte se encuentran los cultivos agrícolas de subsistencia: cereales, mandioca, batata, etc. A ellos hay que añadir los cultivos propios de la llamada agricultura de plantación, destinados a la exportación, como cacao, café, tabaco y algodón. Estos últimos se localizan principalmente en las regiones costeras. Existe, por otra parte, una actividad ganadera de subsistencia y una cierta actividad pesquera en las aguas de los grandes ríos.

El subsuelo del África central alberga grandes riquezas minerales. El país mejor dotado en este sentido es la República Democrática del Congo, que cuenta con yacimientos de diamantes, cobre, oro, manganeso, uranio, estaño, etc. La industria, muy reducida en toda la región, se limita a sencillas manufacturas y a un pequeño sector de transformación agropecuaria. El ámbito de los servicios también está muy poco desarrollado. El turismo tiene cierta importancia para algunos países como Senegal y Gambia. En el resto apenas existe infraestructura turística.