Equilibrio térmico terrestre

    Equilibrio que la Tierra mantiene a pesar de los ascensos y descensos de temperatura diarios y estacionales, y de las variaciones sistemáticas en la temperatura producidas por el aire, desde las latitudes ecuatoriales hasta las polares y de las superficies oceánicas a las continentales.

    El calor que emite el Sol es captado por la esfera terrestre, con lo que el nivel de energía calorífica se eleva. A su vez, el planeta distribuye calor hacia el espacio exterior, un proceso mediante el cual se disminuye el nivel de energía calorífica. Ambos fenómenos generan el balance global de calor.

    Dado que en las zonas ecuatoriales se recibe mucho más calor del que se pierde y, por el contrario, en las superficies polares se pierde mucho más calor del que se recibe, son necesarios los mecanismos de transferencia calorífica que conduzcan el exceso de calor de una zona a otra deficitaria. En la Tierra, esos mecanismos son los océanos y los movimientos de la atmósfera. El agua absorbe y libera calor cuando pasa de un estado a otro. Así, el movimiento del agua en la atmósfera, los océanos y los continentes forma un sistema de gran importancia en el flujo calorífico.

    En estas condiciones, la Tierra se comporta como un modelo climático complejo y en cambio permanente. A ello influyen también los movimientos astronómicos, que hacen que en su órbita alrededor del Sol el planeta vaya modificando su orientación respecto al astro. Ello implica una sucesión de estaciones, que es especialmente acusada en las regiones templadas del planeta.

    Las estaciones son iguales en ambos hemisferios, pero se muestran invertidas. El inicio del solsticio de verano en el hemisferio norte marca el comienzo del solsticio de invierno en el sur, y a la inversa. También aparecen invertidas las estaciones marcadas por los equinoccios. En cualquier caso, esta sucesión implica una reordenación de las masas terrestres y oceánicas calientes y frías en los hemisferios, que tienen una consecuencia ineludible en el ciclo climático y en el equilibrio térmico del planeta en su conjunto.