37 artículos

Alternancia de generaciones

La alternancia de generaciones ese un tipo especial de reproducción que se da en vegetales. Consiste en la combinación de la reproducción asexual y la sexual: unas generaciones se reproducen asexualmente formando esporas, y otras, de forma sexual, formando gametos. La presencia de uno o dos juegos de cromosomas en los vegetales permite la existencia de un ciclo vital en el que se suceden las fases haploides y diploides, definiéndose, en este caso, el esporofito como la fase o generación asexual que forma las esporas, y el gametofito como la fase sexual durante la que se producen los gametos. El órgano productor de esporas se llama esporangio y, en vegetales sencillos está formado por una sola célula. En algunos hongos, los esporangios se reúnen formando estructuras más complejas llamadas cuerpos fructíferos (por ejemplo, las setas). El gametangio es el órgano productor de gametos, iguales en los vegetales inferiores pero diferenciados en vegetales superiores. En este caso,...

Auxina

Las auxinas son hormonas de crecimiento vegetales derivadas del aminoácido triptófano, que se sintetizan en las yemas de los tallos a partir de un precursor inactivo. La más importante y mejor estudiada es el ácido indol-acético (IAA), que estimula la elongación (o alargamiento). Cuando la concentración de auxinas no es muy elevada, se estimula el crecimiento de las células jóvenes; este crecimiento se inhibe cuando se produce un incremento de la concentración de auxina. Estas hormonas regulan muchos aspectos del desarrollo de las plantas, como la división y diferenciación celular, la formación de las raíces en los esquejes, la activación de los brotes, la floración, la maduración de los frutos y, sobre todo, el crecimiento de la planta tanto en grosor como en longitud por aumento del volumen celular debido a la absorción de agua. Otras funciones de las auxinas son retardar la caída de hojas, flores y frutos; activar la división celular en el sistema vascular y la diferenciación...

Citocinina

Las citocinas son fitohormonas (hormonas vegetales) derivadas de nucleótidos de adenina. Producen un incremento en el ritmo de división celular en tejidos no meristemáticos e intervienen en la diferenciación de las células vegetales y en el crecimiento. Otras funciones de las citocininas son inhibir el desarrollo de raíces laterales, romper el estado de latencia de las yemas axilares, retrasar el envejecimiento del vegetal, promover la división celular en hojas y cotiledones, y el desarrollo de los cloroplastos. Además, estas hormonas también poseen otros efectos, como estimular la germinación de las semillas y la formación de frutos sin semilla, inducir la formación de brotes o mejorar la floración. Se sintetizan en zonas de crecimiento, como los meristemas apicales de las raíces, en los tejidos embrionarios y en las frutas, donde se concentran principalmente. Aunque su transporte por la planta es muy limitado, sí se desplazan a través del xilema cuando se sintetizan en la raíz. ...

Citología vegetal

La mayoría de los vegetales son organismos eucariotas. Están compuestos por células con núcleo verdadero que contiene el material genético, rodeado de una membrana (membrana nuclear) que lo separa del citoplasma o medio interno de la célula. El medio interno de la célula está separado a su vez del medio externo o extracelular por la membrana plasmática. La membrana plasmática permite un reparto equilibrado de sustancias y una regulación de los procesos metabólicos. En las células vegetales esta membrana se halla cubierta y protegida del exterior por una estructura rígida denominada pared celular. A pesar de su rigidez, no se trata de una estructura continua que aísla a la célula. Las células deben comunicarse entre sí y también con el medio externo, por lo que existen unos conductos citoplásmicos denominados plasmodesmos, que atraviesan las paredes celulares y permiten el intercambio selectivo de moléculas. Orgánulos celulares. Los orgánulos son los componentes de la célula que...

Célula vegetal

Las células de las plantas varían de forma, tamaño y estructura en función del tejido en el que se encuentren, debido a la especialización celular. Cuando las células están muy especializadas, como en el caso de los espermatozoides, la forma se mantiene constante. El tamaño de las células vegetales también es variable, aunque la mayoría de ellas sólo se ven al microscopio. Las células vegetales pueden ser procarióticas o eucarióticas. Las primeras no tienen el material genético rodeado por una membrana, es decir, no poseen un núcleo diferenciado, mientras que en las células eucarióticas hay un núcleo bien diferenciado y protegido por una membrana nuclear y han desarrollado una gran cantidad de orgánulos especializados en las distintas funciones celulares. Las células procarióticas se caracterizan principalmente porque son más pequeñas que las eucarióticas, no poseen núcleo diferenciado y carecen de orgánulos membranosos en el citoplasma. Se dividen usualmente por bipartición y no...

Dormina

Las dorminas son hormonas vegetales que detienen el crecimiento del tallo, inhiben la germinación de la semilla y propician la caída de la hoja. Su efecto es contrario al de las auxinas, ya que inhiben el crecimiento del vegetal en momentos críticos. Se localizan en las hojas y en los frutos durante el otoño, de modo que facilitan su desprendimiento. También inducen el letargo de los puntos de crecimiento de la planta en condiciones de escasez de agua durante un largo periodo de tiempo; la planta podrá desarrollarse después, cuando las condiciones sean más favorables. Un ejemplo de dorminas es el ácido abscísico (ABA), que se sintetiza en yemas, hojas, frutos y semillas. Aunque se encuentra por toda la planta, su mayor concentración se da en la base del ovario y en semillas y frutos jóvenes. Sus funciones son promover la latencia en semillas y yemas, provocar el cierre de los estomas, y, como sustancia antagónica de las giberelinas, inhibir el crecimiento y la división celular....

Etileno

Tipo de hormona vegetal implicada en el crecimiento, en el geotropismo en las raíces, en la maduración de los frutos, en la caída de las hojas, las flores y los frutos (abscisión), en el envejecimiento del vegetal (senescencia) y en la floración, ya que inhibe el crecimiento. De este modo permite que, tras alcanzar determinado tamaño, las hojas, las flores y los frutos se marchiten o caigan por la degradación de la clorofila. El etileno parece producirse en todas las zonas vivas de las plantas superiores y la cantidad varía dependiendo del órgano o del tejido y del estado de desarrollo de los mismos. La cantidad de hormona sintetizada depende, en este caso, de respuestas fisiológicas como la maduración de los frutos y el envejecimiento de las flores. La presencia de etileno depende de la concentración de auxinas. Aunque el etileno se produce de forma continua en las células vegetales, no se acumula dentro de los tejidos porque su estado gaseoso hace que se elimine por difusión...

Excitabilidad vegetal

La capacidad de relación en los vegetales se llama excitabilidad, y les permite captar estímulos externos (esta percepción se puede realizar a nivel celular) y elaborar las respuestas adecuadas, como movimientos o secreción de determinados compuestos químicos (hormonas vegetales o fitohormonas) que regulan la actividad de la planta. Los organismos vivos necesitan intercambiar sustancias con el medio externo, captar los estímulos ambientales y reaccionar ante ellos, etc.; necesitan relacionarse con su entorno. Las funciones de relación permiten que se puedan realizar las demás funciones vitales, como la nutrición y la reproducción. Las plantas están sometidas a diferentes tipos de estímulos. Los más habituales son las variaciones en las radiaciones luminosas y los cambios mecánicos como la presión, las diferencias de humedad y de temperatura, etc., que son percibidos por células receptoras capaces de detectar las variaciones en el medio. Las respuestas o movimientos que producen...

Fitohormona (Hormona vegetal)

Las hormonas vegetales, también llamadas fitohormonas, son sustancias de bajo peso molecular fabricadas por células que no se agrupan en glándulas (al contrario que las hormonas animales). Son las encargadas de regular y coordinar diferentes procesos del organismo vegetal. Su mecanismo de actuación es similar al de las zoohormonas u hormonas animales. Las fitohormonas son compuestos químicos que se producen en células especializadas presentes en los meristemos apicales de las raíces y los tallos y viajan, a través de los vasos conductores, hasta su lugar de acción en la planta. Su funcionamiento depende de su concentración en su lugar de acción, la presencia y las características del o los receptores y de todos los factores implicados en la transducción de señales. Además, para su adecuado desarrollo requieren un conjunto de condiciones externas de luz, temperatura, aireación, etc. El desarrollo normal de un vegetal depende de la interacción de factores externos (la luz, los...

Flor

Órgano de las plantas espermatofitas, las flores son brotes especializados, y en ocasiones muy vistosos, que están formados por hojas transformadas. Constituyen la estructura reproductora típica de las angiospermas, ya que poseen en su interior todo lo necesario para formar el fruto y las semillas. La principal función de la flor es la producción de semillas por reproducción sexual. Las semillas son las estructuras que permiten la propagación y perpetuación de las especies de plantas. Tras la fecundación, la flor da origen, por transformación de determinadas partes, al fruto, estructura que contiene y protege las semillas. Las flores están formadas por un eje o receptáculo floral en el que se insertan cuatro órganos en cuatro niveles. Estos órganos son los verticilos, hojas modificadas y diferenciadas funcionalmente. Los verticilos que se encuentran en la flor son, de fuera adentro, los sépalos, los pétalos, los estambres, que constituyen el órgano reproductor masculino o...

Fruto

En las plantas angiospermas, cuando los granos de polen entran en el pistilo de la flor y se unen al óvulo (fecundación), los pétalos y otras partes se marchitan y caen. El ovario se empieza entonces a transformar y se engrosa hasta quedar convertido en un fruto, a la vez que los óvulos se transforman en semillas. El fruto contiene y protege las semillas, y su principal función es su diseminación, atrayendo a determinados animales que los ingieren y expulsan después las semillas que contienen en otras zonas. En las plantas gimnospermas y en las plantas sin flores no hay verdaderos frutos, aunque en ocasiones se tomen como tales otros tipos de estructuras reproductoras como los conos de los pinos. Durante la formación del fruto, la pared del ovario se transforma en un tejido parenquimático, el pericarpo. En éste se diferencian tres capas: exocarpo, mesocarpo y endocarpo, que se desarrollan de manera diferente en los distintos tipos de frutos. El exocarpo y el endocarpo están...

Giberelina

Las giberelinas son hormonas vegetales que deben su nombre al ácido giberélico, una de las fitohormonas de este tipo más importantes. Participan en algunos procesos del desarrollo de las plantas, y están presentes en muchas especies, desde algas a angiospermas. Se sintetizan en las células meristemáticas de la raíz, el tallo, los frutos y las semillas. Circulan por la planta a través del xilema. Se han encontrado en el floema, pero también se han aislado de exudados del xilema, lo que hace pensar que la hormona presenta un movimiento bidireccional a lo largo de la planta. La principal función de las giberelinas es aumentar la división celular, lo que hacen acelerando el ritmo tanto de la división como de la diferenciación celular. Por tanto, determinan el crecimiento en longitud de los tallos. Estas hormonas también se utilizan para interrumpir la latencia en algunas semillas e inducir la germinación, como en el caso de muchos cereales; también activan la formación de yemas y...

Histología vegetal (tejidos vegetales)

En la mayoría de las plantas, las células se especializan y se asocian dando lugar a dos tipos de tejidos: meristemáticos o de crecimiento, y adultos o definitivos. Los tejidos meristemáticos tienen una gran capacidad de división celular, dando lugar a todas las partes de la planta. Cuando se especializan en tejidos y órganos, pierden esta capacidad de división. Existe una diferenciación en dos tipos de meristemos, los primarios y los secundarios. Los meristemos primarios. Están formados por células no especializadas, indiferenciadas, que se localizan sobre todo en los extremos de la raíz y del tallo. El crecimiento en longitud de las plantas es debido a los tejidos primarios. Los meristemos secundarios. Son el felógeno y el cambium y proceden de tejidos adultos cuyas células han recuperado su capacidad de división. A ellos se debe el crecimiento en espesor de tallos y raíces. Los tejidos definitivos se distinguen de los meristemáticos en que están compuestos por células más...

Hoja

En las plantas, las hojas son los órganos laterales que brotan a partir del tallo o de las ramas. Se puede establecer una diferenciación entre hojas propiamente dichas y frondes, las hojas de musgos y helechos, que además de tener función fotosintética, constituyen el órgano productor de esporas. Las partes fundamentales de una hoja verdadera adulta constituyen la base de su inserción al tallo; la vaina, que es un ensanchamiento de la base; el peciolo, un pequeño tallito mediante el cual la hoja se une al tallo, y la lámina o limbo. Además se diferencia una zona dorsal, el haz, y otra ventral, el envés. Para exponer una mayor superficie de células con cloroplastos a la luz, el limbo adopta una estructura aplanada y ancha. Además también posee haces vasculares, llamados nervios, por los que circula la savia. El sistema vascular del limbo se une con el del tallo a través de los haces vasculares del peciolo. La duración de las hojas es variable: en algunas especies duran años y las...

La célula y los tejidos vegetales

La anatomía y morfología vegetales estudian aquellos aspectos, tanto microscópicos como macroscópicos, que caracterizan a los vegetales y que se utilizan para su clasificación. Dicha clasificación se puede realizar atendiendo a distintas características como, por ejemplo, el tipo de células que poseen los vegetales (eucariotas o procariotas), la complejidad de la organización celular (organismos unicelulares y pluricelulares) o su nivel morfológico (protofítico, talofítico, briofítico y cormofítico). Todos los representantes de los vegetales son organismos eucariotas, a excepción de los pertenecientes al reino Monera. Los primeros se caracterizan por estar compuestos por células eucarióticas en las que se diferencia un núcleo envuelto por la membrana nuclear, y otros tipos de orgánulos membranosos. Los pertenecientes al reino Monera son procariotas y unicelulares, es decir, se caracterizan porque están formados por células procarióticas, estructuras muy sencillas que no poseen un...

La función de nutrición en los vegetales

La nutrición es el conjunto de procesos mediante los cuales todos los seres vivos intercambian materia y energía con el medio que los rodea. Los nutrientes son todos los compuestos presentes en los alimentos que los seres vivos absorben y procesan en el interior de las células (nutrición celular). Su finalidad es elaborar materia orgánica, que constituye la base del metabolismo celular. Los materiales no utilizables y los restos de su degradación son eliminados al exterior a través de otro proceso que se denomina excreción. Para realizar todos los procesos vitales, los organismos necesitan energía que consiguen a partir de moléculas complejas. Éstas son degradadas y transformadas en moléculas más sencillas. A través de estas reacciones se desprende la energía que contienen las moléculas complejas en sus enlaces. La transformación se realiza mediante distintos procesos, el más importante de los cuales es la respiración celular, que ocurre en todas las células de los seres vivos. ...

La función de relación en los vegetales

La función de relación se puede definir como la capacidad de los organismos para captar determinados cambios, procesarlos y responder adecuadamente. Su finalidad es permitir que el organismo se adapte al medio en el que vive ya que su supervivencia depende de esta capacidad de adaptación. Por tanto, se puede decir que las funciones de relación son las que permiten a los organismos coordinar las distintas actividades de sus células y tejidos para que las funciones vitales se desarrollen de forma correcta. Tanto en el medio interno del organismo como en el medio externo, se producen cambios que reciben el nombre de estímulos. Ejemplo de ello son las variaciones en la cantidad de agua, de sustancias químicas, de radiación luminosa, etc. Estos estímulos a los que tienen que responder los organismos vivos son recogidos por receptores, que pueden ser de distintos tipos, según el estímulo que capten. Por ejemplo, los fotorreceptores son capaces de captar variaciones en la radiación...

La función de reproducción en los vegetales

La función de reproducción es la que permite a un ser vivo producir partes diferenciadas de su cuerpo, ya sean células o grupos de células que, separándose de él, y mediante un proceso de desarrollo, se transforman en individuos semejantes a aquél del que proceden. Los organismos unicelulares y algunos pluricelulares sencillos dividen todo su cuerpo en una o varias partes, para dar lugar a uno o varios individuos. Es todo el organismo el que participa en la reproducción. En seres vivos más complejos biológicamente hablando, la función de reproducción también se complica y queda limitada a determinadas células u órganos (reproductores) que se han especializado en esta función, mientras que el resto del organismo pierde la capacidad de reproducción, o la manifiesta en casos aislados (reproducción vegetativa). Los nuevos seres vivos se parecen, en mayor o menor medida, a sus progenitores, debido a que su desarrollo está determinado por el código genético, contenido en todas las...

Meristemo (tejido meristemático)

Tipo de tejido de las plantas que se caracteriza por una gran capacidad de división celular, dando lugar a todas las partes de la planta. Si se especializan en tejidos y órganos (tejidos adultos), pierden esta capacidad de división. En las plantas superiores, después de la fecundación, se forma una célula llamada cigoto cuyo desarrollo forma un embrión constituido, en principio, por células que se pueden dividir. Estas células son muy parecidas entre ellas y presentan una membrana muy ligera, una gran cavidad citoplasmática y un núcleo de gran tamaño. Desde las primeras divisiones del cigoto, queda patente el eje de polaridad de la futura planta. Primero se forma el polo apical que dará lugar al ápice del tallo, con las yemas de las primeras hojas. A partir del polo basal se forma la raíz primaria. A medida que el embrión se desarrolla y aumenta la especialización, la capacidad de crecimiento por división queda restringida a los extremos del polo apical del tallo y del polo basal...

Morfología vegetal (niveles de organización)

La diversidad de organismos estudiados por la botánica es amplísima, y abarca desde formas unicelulares muy simples hasta plantas con flores muy complejas. Entre estas formas existen organismos de complejidad intermedia, producidos por la evolución que supuso el paso del medio acuático al terrestre. Por ejemplo, las algas, los hongos y las plantas vasculares más sencillas no presentan órganos propiamente dichos; en cambio, las plantas cormofitas han desarrollado órganos especializados −raíz, tallo, y hojas− que poseen estructuras muy perfeccionadas y realizan funciones precisas, como la fotosíntesis o la producción de gametos. En las plantas espermatofitas además aparecen otras estructuras, como las semillas y los frutos, producidos por otros importantes órganos, las flores. A pesar de esta gran variedad, los expertos suelen agrupar los vegetales en cuatro niveles morfológicos de organización que varían en la complejidad y en el grado evolutivo: protofítico, talofítico, briofítico...