Fagot

El fagot pertenece a la familia de los instrumentos de viento

Instrumento musical perteneciente a la familia de viento-madera.

Forma

Se trata de un instrumento de taladro cónico que tiene su tubo doblado en el centro con el fin de reducir sus dimensiones externas. Para facilitar el manejo y alcance de los orificios, varios de ellos están taladrados formando un ángulo agudo respecto del tubo. Es, al igual que el oboe, un instrumento de doble caña o lengüeta, la cual se une al instrumento a través de un tudel de metal. Su sonoridad expresiva y melancólica se presta asimismo para crear efectos cómicos o irónicos. Pese a su gravedad, es un instrumento dotado de agilidad melódica.

Como en el caso del oboe, existe un fagot vienés construido con arce (de tubo más ancho y de sonido más suave y regular) que se contrapone al modelo francés, hecho con palo de rosa, que presenta un tubo más estrecho y un timbre más nasal aunque más expresivo, pero que ha caído prácticamente en desuso hoy día.

Historia

El fagot desempeña la función del bajo de la familia de viento-madera y ha sido considerado por algunos organólogos como un oboe grave. Evolucionó en el siglo XVII a partir del bajón renacentista, siendo el español Bartolomé de Selma Salaverde (siglos XVI-XVII) una personalidad crucial en su evolución, al tratarse de uno de los primeros virtuosos y compositores que escribieron obras para este instrumento. Muy empleado durante el Barroco como parte integrante del bajo continuo (agrupación de instrumentos que sustentaban el edificio sonoro de forma permanente a lo largo de la obra musical), cuenta asimismo con un considerable repertorio en calidad de solista, en el que brillan con luz propia los 39 conciertos escritos por el compositor italiano Antonio Vivaldi durante la primera mitad del siglo XVIII.

Una variante grave del fagot es el contrafagot, afinado una octava más grave y de uso relativamente frecuente en la orquesta.